Los jugadores de la U piden hora en el psicólogo

Un especialista de fama internacional, el chileno Eugenio Lizama, está cargo de trabajar con el equipo en el plano de la neurociencia.


La neurociencia ya está en marcha en Universidad de Chile. Guillermo Hoyos busca reforzar el cerebro de sus jugadores, mediante una serie de ejercicios que estimulan los sentidos y que ayudan al momento de tomar decisiones. La vista (en su idea de desarrollar una visión panorámica del campo de juego), el oído (para reconocer y anticipar los movimientos a través de los sonidos) y el tacto (para mantener el balón cerca del pie y así mejorar el dribbling) asoman como los principales pilares de la nueva estrategia que trabaja el último campeón del fútbol chileno.

Hoy, en el CDA, los futbolistas azules ya agendan sus horas. Deben pasar sí o sí por el “gimnasio de la mente”, como le llaman los especialistas. Sesionan de manera individual, y hasta en grupos de tres jugadores. En algunas oportunidades, los compañeros que comparten posición en el campo de juego se someten de manera asociada a los trabajos. La sala que se habilitó para realizar los trabajos de la mente está en el primer piso del CDA, justo donde el semestre pasado se revisaban los registros audiovisuales.

El psicólogo deportivo encargado de comandar la serie de ejercicios es Eugenio Lizama, quien trabaja desde 2007 en la élite del deporte mundial. Durante esa temporada se integró al Inter de Milán para pasar, a los pocos meses, al Milan, equipo que obtuvo esa misma temporada la Champions League. En 2009 trabajó para Ferrari para luego derivar al MotoGp. Asesoró a Honda, Yamaha y Ducati.

El profesional toma datos a diario en cinco áreas (bioquímica, neurológica, sicológica, física y técnica) para cubrir las curvas y peak de rendimiento que permitan mejorar la toma de decisiones dentro del campo.

Hoyos tiene contacto a diario con Eugenio Lizama. Le manifiesta su interés, y en el plantel ya lo asumen como una obligación. Sin embargo, al momento de ser consultado por la metodología de trabajo, el DT prefiere mantener la reserva: “A Hoyos no le gusta hablar de ese tema”, dicen desde el club. Quizás, en su idea de marcar diferencias, no quiere revelar detalles de su trabajo. “Yo lo conocía como los colores. Es algo que no he inventado. Ahora es un trabajo cuyos resultados se verán con el tiempo, pero no algo que sea revolucionario”, dijo hace unos meses.

Seguir leyendo