Los números que aceleran el fin de la era Mario Salas en la UC

El técnico fracasó con el cuadro cruzado en todos los objetivos que se trazaron este semestre, aunque asegura convencido que seguirán peleando por el Transición. A las puertas de un nuevo clásico ante Colo Colo, no hay paz en San Carlos de Apoquindo.


No hay caso. La UC está completando un 2017 para olvidar, con un Mario Salas cada día más cuestionado. Los cruzados fracasaron en todos los objetivos que se trazaron para el presente año, aunque el técnico asegura que seguirán peleando por el Transición. La tarea parece compleja, toda vez que los precordilleranos marchan en el undécimo lugar del campeonato, con apenas siete puntos. Diez menos que el líder Unión Española, con 24 por disputarse.

La derrota de ayer en el sur, por la mínima ante Temuco, no hace más que acrecentar la crisis futbolística que atraviesan los estudiantiles. Errores defensivos, descoordinaciones, poca contundencia y una escasez de ideas impropia de un plantel que hace poco dominó el fútbol local, son sólo algunos de los problemas que han enfrentado los cruzados, al menos durante la segunda parte del año. Todo eso se suma a una gran cantidad de lesiones en el plantel y a un entrenador que no encuentra respuestas.

Durante este año, el equipo de Las Condes ya dejó ir el Clausura -donde fueron cuartos con un 51,1% de rendimiento-, la Copa Chile, eliminados en octavos de final por Huachipato, la Copa Libertadores, torneo en el que fueron últimos en la fase de grupos y no alcanzaron ni siquiera la clasificación a la Sudamericana como premio de consuelo, y la Supercopa, instancia en la que cayeron de manera inapelable (1-4) ante Colo Colo. Esa estadística, sumándole el Transición, le dan al estratega cruzado un 42,4% de rendimiento gracias a los 11 triunfos, 9 empates y 13 caídas que registra desde enero hasta ayer.

“Vamos a seguir luchando por los primeros lugares. Este campeonato te da un montón de cosas. La derrota de hoy (ayer) dificulta mucho pelear por el primer lugar, pero vamos a seguir. Voy a seguir trabajando, voy a seguir poniéndole el pecho a las balas. No voy a renunciar, vamos a tratar de mostrar una mejor cara. No voy a cambiar mi discurso de acá a fin de año”, aseguró ayer tras el partido en la Novena Región el exentrenador de Barnechea. Convencido.

A las puertas de un nuevo clásico ante Colo Colo, el domingo en San Carlos de Apoquindo, no hay paz para los cruzados ni para Mario Salas. Y mientras desde la dirigencia nadie se ha pronunciado públicamente sobre la situación del entrenador, cuyo contrato expira en un lejano diciembre de 2018, internamente ya hay quienes creen que sólo un cambio en la cabeza técnica descomprimiría el ambiente. Una nueva derrota podría acelerar el fin de la era del Comandante en la precordillera.

mario-salas-2

 

 

Seguir leyendo