Los resultados por sobre el paladar cruzado

El pragmático pero efectivo inicio de la UC satisface a sus siempre exigentes voces históricas. San José convence, aunque su estilo pelea con la tradicional lírica cruzada.


La UC se impuso a Everton y firmó su tercera victoria consecutiva. Inicio de torneo perfecto para los cruzados que, con Beñat San José en la banca, dejan atrás el mal sabor de boca que quedó tras el Transición 2017.

El técnico español tiene a todos contentos en Las Condes, donde se han apurado en ensalzar su labor. Punteros e invictos, todo marcha bien para los estudiantiles.

Ha habido variaciones. Y aunque los resultados son positivos, el juego no ha sido del todo satisfactorio. Con un modelo de mayores resguardos respecto de lo que acostumbra históricamente, el equipo universitario ha sabido sumar victorias, las que ha debido sufrir y cuidar, rompiendo, si se quiere, con el ADN tradicional del club franjeado.

El modelo Beñat (o lo que ha mostrado en las primeras tres jornadas) entusiasma a todos. Incluso a los históricos exjugadores del equipo, siempre críticos con el devenir de la institución.

“San José es un técnico preparado y ha demostrado que está capacitado para estar en la UC. Ha puesto su sello y ha sacado rendimiento a los jugadores”, dice Marco Cornez, campeón con los de Las Condes en 1984 y 1987. “Además hay algo clave: la contratación de un buen arquero”, añade. “El equipo empieza con un buen jugador debajo del arco. Beñat es joven, dinámico y le da jerarquía al equipo”, cierra.

Mario Lepe, histórico insigne de la institución, cree también que se ha visto bien en el comienzo. “Me gustan los equipos que juegan. El inicio de campeonato ha sido muy positivo, así que ojalá se pueda mantener”, pide el otrora volante defensivo, que sumó siete títulos con el cuadro capitalino en los ‘80 y ‘90. Su entusiasmo, eso sí, no lo nubla y asegura que todavía falta para saber las reales proyecciones de la Católica para este año. “Ha pasado a veces que se parte bien y se termina mal. No se va a saber bien o dimensionar realmente para qué está el equipo después de la sexta fecha. Hay que ver también cómo evoluciona el rendimiento de todos los equipos que juegan el torneo”, cierra.

Para Jorge Aravena da lo mismo que el juego del equipo no vaya de la mano con la vocación ofensiva característica de Católica o que el rendimiento exhibido este año rompa con el modelo de juego que ha cultivado el club a lo largo de su historia. “También tiene un mérito saber defenderse. Lo concreto es que ha sumado nueve puntos y está líder. ¿Quién podría decir que no está bien?”, inquiere el ex mediocampista, campeón con la UC en 1984. “¿Romper la historia? Está bien… La historia se escribe todos los días y este cuerpo técnico y estos jugadores están escribiendo la suya. Lo importante será analizar dónde termina el año”, sentencia.

Una visión algo más crítica es la de Osvaldo Hurtado. Quien fuera delantero y campeón con el equipo en 1984 y 1987 cree que “todavía falta encontrar un estilo”. De acuerdo a su percepción, el equipo “va tomando rumbo”, pero hay que esperar que pasen los partidos para que “se acomoden las piezas”.

“La preocupación ahora, eso sí, debe ser ganar los partidos. Y la sensación que tengo es que con cada partido ha quedado una mejor impresión que el anterior. Partir ganando ayuda, porque se reafirma la convicción y el DT empieza a ganar credibilidad dentro del grupo. Es bueno haber empezado de esta forma”, cierra el exartillero estudiantil.

La UC satisface por su inicio perfecto, aunque todavía se espera su mejor versión.

Seguir leyendo