El mal de los amaños en el tenis

En los últimos 15 años, las mafias se han apoderado de los circuitos secundarios. Cada vez es más común ver a tenistas involucrados en apuestas ilegales, tal como sucedió con el argentino Nicolás Kicker.


Hace tres años el argentino Nicolás Kicker deambulaba por torneos challengers intentando ganarse la vida. Sabido es que los premios en este tipo de torneos no alcanzan para vivir del tenis ni tampoco para recuperar inversiones. Ante esa precariedad, el transandino cayó en la tentación del amaño de partidos.

Ayer, la Unidad de Integridad del Tenis (TIU) lo encontró culpable y en los próximos días determinará la sanción que deberá cumplir. El transandino puede ser suspendido por varios años e, incluso, de por vida. El sistema es simple: los tenistas reciben dinero por dejarse perder. En muchos casos, cifras más suculentas que las que se obtienen por ganar el título.

El tenis acapara más del 40% del mercado de las apuestas ilegales, lo que alertó a las autoridades de la Federación Internacional de Tenis (ITF). Es por ello que la TIU realiza desde 2008 diversas investigaciones al respecto e, incluso, ha logrado sancionar a algunos jugadores, como en el caso del argentino.

“La TIU tiene un mandato que abarca tres conceptos: prevención, donde se implementan protocolos de integridad diseñados para restringir el acceso no autorizado a los jugadores y mantener su privacidad; educación, donde se explican las tácticas utilizadas por los corruptores; e investigación, en la que se trabaja con casas de apuestas de buena reputación, para verificar ciertos datos. Además, se realizan entrevistas a potenciales involucrados y se estudian la producción telefónica, informática y los registros financieros”, comentaba a La Tercera hace un tiempo Mark Harrison, portavoz del organismo con sede en Londres.

A fines de 2016, las sospechas se instalaron en Chile, luego de que una agencia polaca alertara sobre flujos anormales de apuestas en tres partidos del Futuro 5, que se realizó en Talca. Y si bien hasta el momento no se conoce de sanciones por lo acontecido en ese torneo, tampoco se puede descartar que la TIU se pronuncie, como ocurrió con Kicker, quien había cometido los ilícitos en 2015.

 

Seguir leyendo