Maradona no siempre fue El Diez

En el inicio de su carrera, del que hoy se conmemoran 41 años, el astro argentino utilizó varios números en la camiseta antes de adueñarse del que lo hizo famoso en el mundo entero, al punto de transformarse en uno de sus apodos.


Diego Armando Maradona, quien hoy conmemora 41 años desde su debut profesional, es conocido en el mundo entero como El Diez. El apodo es lógico: es la camiseta con la que brilló durante su trayectoria futbolística, que conoció pasos por Argentinos Juniors, Boca Juniors, Barcelona, Napoli, Sevilla y Newell’s, además de la selección argentina, en la que dicho dorsal sólo tuvo un dueño mientras el oriundo de Villa Fiorito estuvo disponible.

Sin embargo, Maradona, el Diez, no siempre fue tal. En el inicio de su carrera, de hecho, demoró varios meses en adueñarse de esa casaquilla. Javier Roimisier, biógrafo de Argentinos Juniors, el club en el que se formó el astro, recuerda la historia a El Deportivo. “En Argentina la numeración era corrida. Maradona usa el 10 recién en su tercer partido en Primera, contra Ferrocarril Oeste, que fue el primero como titular. En el debut entra con la 16, el segundo lo juega con la 11 en Rosario, contra Newell’s y el tercero, como dije, contra Ferro con la 10″, explica. La historia no termina ahí, pues en el siguiente encuentro, contra Huracán de Comodoro Rivadavia, a Maradona le toca nuevamente ir a la banca, luciendo el 15.  La misma suerte corrió contra San Lorenzo de Mar de Plata. Ese día, en el estadio San Martín de Mar del Plata, convierte dos goles. Había ingresado en el complemento. Una semana después, contra Central Norte de Salta vuelve a jugar con la 16, la que volvió a usar frente a All Boys.

A partir de diciembre de 1976, con la titularidad ya ganada, se convierte en habitual que Maradona utilice la camiseta que marcó su vida. Sin embargo, Roimisier aporta el último dato curioso.”En En un partido contra Talleres ocupó 9. Es la única vez que la utilizó”, dice

En Argentinos, hasta antes de la irrupción de Maradona, Mateo Di Donato llevaba el número que caracteriza al más talentoso en cualquier equipo. Si no estaba, lo ocupaba Rubén Giordano. A comienzos de 1977 ya no había discusión. Maradona se hace dueño del 10. Desde ese momento, y para siempre, es El Diez.

Seguir leyendo