Marco Oneto se ríe de las acusaciones de pago a los árbitros contra su ex club

El Sporting está siendo investigado por acusaciones de haber pagado a los réferis para ganar la liga local. "Siempre se decía eso de Oporto", retruca el seleccionado chileno.


La acusación remeció ayer al balonmano de Portugal. El Sporting fue acusado de haber pagado a árbitros la temporada pasada para conseguir el título local, tras 16 años sin ganarlo. El asunto lo denunció este martes el supuesto intermediario de esas transacciones.

El seleccionado chileno Marco Oneto, quien jugó en Europa por 19 años y en Sporting el año pasado, no dio crédito a las informaciones. “Me da risa. Bueno, es que siempre se dijo lo mismo de Oporto cuando ganaban por años la liga”, señala el nacional.

“Yo confío en el buen hacer de Sporting. Y otra cosa a agregar… yo que estuve allí un tiempo, vi y sufrí con los árbitros, nos perjudicaron muchas veces, así que no creo en nada esta noticia”, agrega Oneto.

En Portugal, Paulo Silva, quien afirma haber actuado por ser hincha de Sporting, contó que llegó a hablar directamente con los jueces, a los que prometió sumas de 1.500 euros, en declaraciones al diario Correio da Manhã.

Su objetivo no era solo que se favoreciera al Sporting, sino que se perjudicara al gran rival para alzarse con el trofeo, el Oporto.

“Ya me he encargado de ello. Les dije (a los árbitros) que si ganamos les doy un regalito, les hablé del valor, claro, 1,5. Y les dije: mira, queremos ser campeones. Si las cosas estuviesen complicadas, tienen que echarnos una manito’. Él (un árbitro) me garantizó que no nos van a perjudicar”, dice la declaración de Silva.

Por su tarea, Silva asegura haber recibido comisiones de 350 euros, aunque insiste en que no actuó por interés económico, sino para “combatir el fraude que ya existía en las modalidades”.

En este sentido, afirma que todo comenzó por un árbitro que “se ofreció a colaborar” porque decía ser seguidor del Sporting, y que finalmente no recibió dinero.

Seguir leyendo