El mayor de los número uno

Cinco años después de su última vez, Roger Federer vuelve a subirse al primer puesto del ranking mundial. Con 36 años, seis meses y 11 días, el suizo se convierte en el tenista de más edad en subirse al trono del tenis.


Ya es seguro. Cuando termine el ATP de Rotterdam, su Majestad volverá a figurar en el primer puesto del ranking. Cinco años después de la última vez (noviembre 2012), Roger Federer es de nuevo el número uno del tenis mundial. Nadie lo ha sido tantas semanas como él, que logra su cuarto ascenso a la cima con 36 años, seis meses y 11 días. Es decir, el tenista que consigue esa gesta con más edad. Agassi (33 años y 131 días, en 2003) se quedó pequeño.

El suizo superó la barrera de cuartos de final que necesitab para enfundarse el 1 en una hora y 19 minutos. Pese a perder la primera manga, derrotó al holandés Robin Haase por 4-6, 6-1 y 6-1, se metió en semifinales, y se aseguró así adelantar a Rafa Nadal, que ostentaba el trono desde agosto de 2017.
Roger no lo celebró con la emoción que festeja sus conquistas de Grand Slam, nada que ver por ejemplo con su conmovedora reacción sobre la misma cancha al triunfo en el reciente Abierto de Australia. Pero con el pasar de los minutos y recibir un trofeo conmemorativo de la hazaña (con la leyenda The oldest #1) su cara fue cambiando. Los aplausos le sacudieron el corazón, aunque esta vez de sus ojos no cayeron lágrimas.

El caso es que Roger Federer sigue reescribiendo la historia del tenis. Hace un par de temporadas, al helvético lo dábamos por retirado. Parecía que ya no iba a volver a ganar un Grand Slam. De hecho, hasta 2017 llevaba una sequía de cinco años sin coronas de majors. E, incluso, comenzó la temporada pasada fuera de los 15 mejores del mundo. Sin embargo, salió del abismo y alcanzó tres títulos más, que lo ponen como el único jugador en llegar a 20 conquistas.

Desde 1973, cuando se creó la Era Open, el tenis ha tenido apenas 26 números uno. De ellos, Federer es el que más semanas ha estado en esa posición (303), superando las 286 de Pete Sampras. Además, es el jugador con más semanas consecutivas en la cima (237).

Como si fuera poco, ningún tenista ha encabezado el ranking con tanta diferencia de tiempo. La primera vez que el oriundo de Basilea llegó al número uno fue el 2 de febrero de 2004. Es decir, pasaron 14 años entre una fecha y otra. El hito no es menor, porque arrasa con la marca que tenía Rafael Nadal, que era de nueve años y siete días entre un hecho y otro.

Por eso, los 14 años del suizo son una locura. Sobre todo, si se considera que, en una gran cantidad de casos, este lapso es el período completo de la carrera de un tenista profesional. Por ejemplo, la trayectoria de Marcelo Ríos se extendió por 11, llegando al máximo sitial por seis semanas en 1998. El Chino, además, fue el primer iberoamericano y el único de los 26 que no ganó un Grand Slam.

El chileno y el brasileño Gustavo Kuerten son los sudamericanos que estuvieron en la cima. Eso sí, Guga permaneció ahí 43 semanas.

Si de edad se trata, la situación de los tenistas que llegaron al número siendo muy jóvenes es distinta. Lleyton Hewitt (20) y Marat Safin (21) son los que encabezan este registro. El australiano estuvo 80 semanas como número uno, entre 2001 y 2003. Es decir, a los 22 años fue la última vez que estuvo en la cima. Mientras que el ruso dejó de ser top 1 a los 21.

A Federer, de todos modos, todavía le falta una marca: conseguir terminar la temporada en el número uno durante seis años. Lo ha logrado en cinco ocasiones, al igual que el estadounidense Jimmy Connors. Este registro lo lidera Sampras, con seis. La temporada anterior se le escapó por poco y en ésta se vislumbra una lucha hasta el final con Nadal.

El mallorquín tiene 31 años, por lo que todavía tiene un margen para acercarse. Pero, a diferencia de Federer, que casi no ha tenido lesiones, su condición física no permite aventurarse sobre su futuro.

Seguir leyendo