Medalla de oro en remo estático

Melita Abraham se proclama campeona mundial Sub 23 de remo 'indoor', pero sin remo, sin bote y sin agua. La federación internacional reconoce oficial una prueba virtual, simulada, sobre una máquina, a gimnasio lleno.


¿Se imagina a Usain Bolt ganando un oro olímpico sobre una cinta trotadora o a Nairo Quintana coronando el Tour de Francia sobre una bicicleta estática? En el remo, ocurrió algo parecido este fin de semana, luego de que la Federación Internacional le otorgara por primera vez el estatus de Copa del Mundo a la competencia internacional de remo indoor, que se desarrolló en Virginia, Estados Unidos. El deporte se abre a validar las máquinas, a reconocer como oficiales las pruebas simuladas. Una revolución.

En esta curiosa competencia, Melita Abraham ganó el oro en la categoría Sub 23 y sumó un nuevo hito a su carrera de remo. Sólo que esta vez sin remo, sin agua, y sin bote. No fue una competencia de embarcaciones desplazándose por el agua dentro de un recinto techado, como podría pensarse, sino una serie de deportistas tratando de conseguir su mejor tiempo sobre máquinas estáticas colocadas en fila sobre un gimnasio insólitamente abarrotado de fanáticos.

“La participación en remo indoor en un nivel de élite y competitivo se ha disparado en los últimos años y es hora de darle al deporte un estatus de campeonato oficial”, comentó Jean-Christophe Rolland, presidente de FISA, cuando explicó las razones para oficializar esta práctica.

La decisión tuvo que ver con la participación de esta disciplina en los Juegos Mundiales de Polonia, el año pasado, lo que convenció a las autoridades a darle estatus de Copa del Mundo a una modalidad que se practica masivamente en gimnasios desde la década del 80.

En términos utilitarios, el ergómetro es una herramienta que se usa para complementar la práctica del remo convencional. “Se ocupa para hacer pruebas para entrar al equipo nacional. Dependiendo de la época del año, varía la distancia. Pueden ser 1.000, 2.000 o 5.000 metros. Por ejemplo, hoy estamos haciendo mediciones en esta última distancia”, explica Bienvenido Front, head coach del remo nacional.

El máximo responsable del remo nacional afirma que si bien esta modalidad no es oficial en términos de ciclo olímpico, sí sirve de incentivo. “Es una cuestión de prestigio, nada más. Todo lo que sea campeonato del mundo es bueno. Lo bueno e importante es que sea considerada e invitada a este tipo de eventos. Antes no consideraban a nadie. En cambio, gracias a su título mundial, esta vez Melita fue invitada con todos los gastos pagados por la empresa que hace los ergómetros”, dice.

En ese contexto, Front comenta las razones por las que no fue invitada Antonia, su dupla en el título mundial: “Antonia es más alta y más pesada. En cambio, Melita sólo pesa 59 kilos, por lo que tiene mucho mejor ergometría”.

Para la propia Melita la exigencia fue compleja. “Fue muy duro y los últimos 500 metros sufrí mucho. Traté de hacer mi tiempo habitual y luego buscar el primer lugar. Mi plan era buscar 1’46” todo el tiempo, pero en los últimos 500 metros no pude sostenerlo”, indicó al sitio oficial de la competencia. Habla de metros, pero virtuales, claro; no se movió del sitio en toda la prueba.

“Es muy diferente competir aquí en indoor. Me pongo tan nerviosa sobre el ergómetro como en un campeonato mundial en el agua. Pero son buenos nervios. Si no estoy nerviosa, no es lo suficientemente importante”, cerró.

Las máquinas ganan una nueva batalla.

 

Seguir leyendo