Médicos creen que Aránguiz no llega

Pese a la ilusión de Pizzi y las ganas del Príncipe, el desgarro lo tiene con un pie fuera de Brasil.


La lesión de Charles Aránguiz les duele a todos. Al propio jugador, en lo físico y lo emocional, a Pizzi por su preponderancia en la cancha y a un plantel que se volvió a llenar de ilusión tras vencer a Ecuador por las Eliminatorias.

El desgarro en la pantorrilla ha tenido al Príncipe realizando terapia en Pinto Durán desde el día que aterrizó en Chile. Tenerlo ante Ecuador era imposible y desde el inicio el cuerpo médico avisó que su presencia en el choque frente a Brasil más se iba a deber a un “milagro”. El Leverkusen, de hecho, anunció tres semanas de recuperación. La evaluación no ha cambiado y según confirmaron a La Tercera desde la concentración chilena, “que llegue a ese partido está difícil, muy difícil. Desde el punto de vista médico, es casi imposible”.

Esto, claro, choca con la intención de Macanudo de contar con el mediocampista, sobre todo después de la suspensión que recae sobre Arturo Vidal y que obligarán al DT a parar una zona de volantes inédita justo en el partido más complejo y presionado de la Roja en la ruta a Rusia 2018.

“Vamos a esperar la evolución de Charles, que ha sido buena en los días en que ha estado con nosotros”, señaló Pizzi sobre el jugador, que según cuentan desde el búnker rojo está muy dolido por su situación, aunque entiende que presionar para estar presente sería una irresponsabilidad. “Nunca arriesgamos a un jugador que no esté en condiciones. Mantendremos ese criterio”, aseveró Macanudo.

Seguir leyendo