Morales se defiende por puñetazo a hincha

El héroe del triunfo de Las Ánimas, el sábado, terminó detenido tras el golpe, pero responsabilizó de todo a la falta de seguridad. Tal vez ni sea suspendido. De hecho, anoche fue titular en la derrota ante Valdivia.


Las Ánimas cerró la noche del sábado un inicio de lujo en la Liga Nacional de Básquetbol: venció a CEB en Puerto Montt y encadenaba la quinta victoria en cinco duelos. El héroe había sido Franco Morales, con un triple a segundos del final para el 74-75, pero cuando los equipos se iban al vestuario, un espectador se acercó a los valdivianos y desde la tribuna, aunque a centímetros, increpó en duros términos a Morales. El jugador respondió con un golpe de puño en la cara del hincha.

“Le grité porque empezó a celebrar y a apuntar a la gente, ya todos conocen a Franco Morales como es, entonces me calenté, le fui a gritar allá, nunca lo toqué, nunca le tiré las manos. Le dije ‘en mi casa, no. Aquí no vienes a celebrar’. Puede haber salido un garabato, pero uno es hincha y él es profesional, no puede responder así”, relató a radio Cooperativa el agredido, Raúl Hernández.

Morales dio su versión a la revista Panorama, de Valdivia. “Las imágenes están claras, nada qué decir. Es grave, pero yo pensé que iba a ser agredido en cualquier momento, no había ningún guardia de seguridad, no había nada. Lo quedé mirando (al hincha) no sabía cómo iba a reaccionar, si me iba a pegar en algún momento y traté de responder a los insultos y escupitajos que me llegaron. Quizás reaccioné mal, pegué antes de que me golpearan a mí”, explicó el jugador.

Morales agregó que “nunca incentivé la violencia, ni siquiera hice callar al público, nada; celebré con mis compañeros. Me encararon de manera agresiva. Él empezó y me denunció como un delincuente. Me quiso dejar mal a mí y quedó mal él y su equipo, por la falta de seguridad. Él podría haber estado con un arma blanca y otra historia sería”.

La situación no habría sido advertida por los árbitros, pero sí fue denunciado a Carabineros, por lo que el base debió ir a una Comisaría. En la noche salió libre, a la espera de la investigación. El hincha constató lesiones en un hospital.

Carlos Moraga, gerente deportivo de Las Ánimas, también pone énfasis en la falta de seguridad. “Vamos a hacer los descargos al comisionado de la Liga, lo que sucedió no se puede repetir: se juega sin garantía, no hay guardias ni privados ni acreditados. No sólo Morales fue agredido, sino también una hincha recibió una patada y los árbitros tuvieron que ir escoltados a camarines”.

El presidente del Club Escuela de Básquetbol (CEB), Sandro Ovando, responde las acusaciones sobre falta de medidas de seguridad: “Contamos con los guardias que exige la Liga y hasta se ve en las imágenes cómo entran a la cancha”.

La Liga Nacional emitió un comunicado que expresa que “el Tribunal de Disciplina recibirá los antecedentes e iniciará una investigación”. El comisionado del partido tampoco vio el incidente, pero sí lo habría consignado, luego de que se le mostraran las imágenes en video.

Para Ovando, la situación “es lamentable. Somos una escuela formativa y nos hemos preocupado de que los adultos, de todos los equipos, sean un ejemplo a seguir”. El CEB presentará su propio informe al Tribunal para evitar que sea castigado su recinto.

Desde el Tribunal de Disciplina de la LNB aclaran que aún no están los antecedentes como para adelantar un proceso y menos un castigo. Su presidente, Exequiel Segall, expone que “en estos casos está expresamente contemplado que para este tipo de agresiones hay establecidas multas”. ¿Suspensión? El abogado, reiterando que aún los antecedentes son escasos, agrega que “no habría, porque no fue expulsado”.

“El club siempre ha estado apoyándome. ”, declara Morales. Efectivamente, el base jugó anoche en la derrota de Las Ánimas en el clásico ante Deportivo Valdivia.

 

Seguir leyendo