Nairo Quintana: “Mi apuesta este año es ganar el Tour”

El colombiano es un ídolo en su país y la gran baza de Sudamérica en el deporte de la bicicleta. Atiende a La Tercera en su paso por Bogotá y habla de la sequía de pruebas en el continente.


Se dice que nadie es profeta en su tierra, pero Nairo Quintana (Tunja, Colombia; 1990), el mejor ciclista de Sudamérica, lo pone en duda. El corredor boyacense se dio un baño de multitudes el pasado fin de semana al participar en la prueba Colombia Oro y Paz, en la cual finalizó en el segundo puesto, y sintió de cerca el calor de los aficionados, que esta vez pudieron vitorear de cerca al ganador del Giro de Italia (2014) y la Vuelta a España (2016). Ahora, Nairoman, como le llaman en su país, centra toda su atención en el Tour de Francia, el objetivo que tiene marcado en rojo en su calendario, tras un 2017 decepcionante, en el que su ambiciosa apuesta (Giro y Tour) le dejó con las manos vacías.

Ha acabado segundo en la Colombia Oro y Paz, ¿está satisfecho?
Aunque la carrera no se nos dio, pienso que vamos por buen camino y que estamos en buen nivel. Llegamos líderes a la última etapa en Manizales, siempre estuvimos muy centrados. La carrera se dio como pensábamos, pero la bonificación que logró Egan Bernal al final se nos salió de las manos. Decidí esperar al intentón final pero no esperábamos lo de Egan.

¿Cómo se sintió corriendo en Colombia, ante los suyos?
A nosotros la carrera nos deja mucho orgullo, la gente se ha portado muy bien con nosotros, han salido todos a vernos, eso es emocionante. Seguramente es una inversión grandísima, pero el retorno va a ser mucho más grande. Ver tanto público en una carrera es muy difícil en todo el mundo, y ver esta pasión por el ciclismo, que es nuestro deporte nacional, es muy bonito. Mucha gente preguntaba en Europa cómo es Colombia y ahora ya vieron.

¿Por qué decidió empezar la temporada aquí y no en Europa?
Los entrenamientos han ido bastante bien. Han sido más tranquilos este año que en las anteriores temporadas. Estoy en muy buena condición y creo que hicimos una muy buena carrera. Vinimos a dar un buen espectáculo. La idea ahora es volver a Europa, donde haremos Volta a Catalunya y País Vasco. Luego queremos ver alguna etapa del Tour y sobre la marcha iremos confirmando el resto del calendario.

El año pasado fue exigente, con Giro y Tour, y los resultados no fueron los esperados. ¿Cómo analiza lo hecho en 2017?
Intenté el doblete en 2017. Lo habíamos hecho con Tour y Vuelta en varias ocasiones con buenos resultados, pero con Giro y Tour tuvimos bastante acumulación de competiciones en muy poco tiempo y así había sido en los últimos años. Esto pasó factura y por eso decidimos cambiar el plan y ahora decidimos afrontar el Tour con el cuerpo recuperado. No quiere decir que dejamos de entrenar, pero sí reducir el sobreesfuerzo de la competición.

¿Qué ha cambiado en ese plan de entrenamientos?
Este año será diferente. No vamos a asistir al Giro de Italia. Intentamos que la primera etapa del calendario sea más tranquila para llegar con todas las fuerzas a Francia. Hemos olvidado el año pasado, hemos hasta cambiado la imagen del equipo. Ahora dicen que nos vemos mucho mejor. Ahora llego a mi casa y mi hija me dice: ‘Papá, te ves más guapo’. Yo le creo a ella, los niños dicen la verdad, aunque los otros digan lo contrario.

¿Y a Chris Froome cómo le ve?
El tema de su dopaje es complicado. Las reglas están para cumplirlas. Así como para muchos fue difícil, a todos nos toca cumplir un reglamento. Y la decisión es la de la UCI.

¿Cuál es el objetivo para 2018?
Cada año se gana experiencia, hemos trabajado de distintas formas. Se van haciendo pinitos, un podio o dos en las grandes vueltas cada año, a veces mejor, a veces peor. Esta temporada apostamos por el Tour, hemos decidido enfocar todos los entrenamientos para llegar bien al Tour. Esperamos haber tomado la decisión correcta y ésa es nuestra ilusión. Mi apuesta este año es ganar el Tour.

¿Cree que, con la llegada de Mikel Landa y la recuperación de Alejandro Valverde, Movistar está para luchar de tú a tú con Froome y el Sky?
Si algo hemos sabido siempre es trabajar como equipo. Si bien en algunas veces no hemos sido los más fuertes del pelotón, hemos sido los más unidos. Si logramos mantener eso, este año seremos más fuertes y podremos ganar muchas cosas.

En Chile ha habido recientemente también varios casos de dopaje en el ciclismo, ¿cómo se lucha contra esto?
Es importante que la UCI intervenga en los controles, ya que durante muchos años había muchas inconformidades sobre la intervención de los organismos internacionales. Los resultados de la UCI no mienten. Mientras más vigilancia haya, mejor, más tranquilidad para nosotros. Sobre todo, para un deporte como el ciclismo, que viene creciendo, que cada vez tiene más aficionados, y que obviamente no quiere más decepciones.

En 2017 se volvió a correr la Vuelta de Chile, tras cuatro años de interrupción. ¿Es importante para el deporte en la región?
Creo que es un tema cultural. En Colombia siempre hemos tenido un buen ciclismo. Mientras, en otros países de Latinoamérica han apostado por otros deportes, como el fútbol. Hacen falta más competiciones en nuestra región, como sí ocurre en Europa. Es bueno que se esté abriendo el calendario: vimos que se corrió en Argentina, ahora en Colombia. Sería bueno que hubiera pruebas en tres o cuatro países para empezar la temporada. En esta etapa del año no hace frío y se podría comenzar el calendario aquí antes de ir a Europa.

¿Pero se ve participando?
De momento, no

¿La trágica muerte de Michele Scarponi, mientras se entrenaba en una carretera italiana el año pasado, causó temor en el pelotón?
Fue algo muy triste. Siempre tenemos prudencia. Invitamos a los ciclistas a usar siempre los cascos, los reflectivos… son importantes para cuidar la vida. Y a los conductores, el mensaje siempre es respetar la distancia con los ciclistas, que tengan precaución para evitar este tipo de accidentes lamentables.

¿En qué se apoya antes de tomar la salida en cada prueba?
Yo soy católico, mi familia siempre ha sido muy creyente. Nos aferramos a nuestro ser espiritual para cualquier ayuda. Paso mucho tiempo con mi familia, ellos son mi soporte para afrontar los retos. Mi esposa y mi hija son un motor, un eje fundamental en mi vida, son las que me ayudan a mantener la estabilidad y no me dejan decaer en momentos difíciles, porque a veces se gana, pero no en todos los momentos puede haber alegría.

Seguir leyendo