El oficio del Madrid puede más que las ganas del Bayern

Autor: Carlos Tapia

Foto: AFP

El campeón vigente de la Champions lo dio vuelta en Alemania y se impuso por 1-2, con goles de Marcelo y Asensio. Kimmich había puesto el 1-0. La revancha será el 1 de mayo.


La final anticipada fue para el campeón vigente, para el elenco que busca su tercera Orejona consecutiva. En Múnich, un poco vistoso pero muy efectivo Real Madrid superó a un combativo pero poco explosivo Bayern por 1-2, dando un pequeño paso hacia la final del 26 de mayo, en Kiev.

Ambos elencos han cruzado sus caminos tantas veces que este enfrentamiento ya tiene el carácter de clásico. Hoy jugaron por 25ª ocasión, el partido que más veces se ha dado en competencias de la UEFA. La llave podría haber tenido otro carácter para Chile, pero la ausencia del lesionado Arturo Vidal bajó, en parte, los decibeles. El choque de los colosos le servía como revancha a los alemanes luego de la polémica eliminación en cuartos de final de la edición pasada. Eso no pasó hoy.

Aunque el juego no se presentó con mucha precisión, desde antes del inicio se presentaban novedades. Si Heynckes apostó por un mediocampo poblado, con James Rodríguez con una labor mixta, Zidane prescindió de Benzema y de Bale en la titularidad. Fue un duelo friccionado, de pierna fuerte, que terminó afectando al Bayern por las bajas de Robben y Boateng en el primer tiempo. En el segundo, tuvo que salir Dani Carvajal.

El Bayern siempre buscó ser profundo por el lado izquierdo, con Ribéry tratando de desbordar una y otra vez. Pero la apertura llegó por el otro lado, con el tanto del polifuncional Joshua Kimmich, rematando al primer palo de Navas (28′), quien esperó el centro y terminó por regalar su poste. El local obligaba al Madrid a tener que replegarse y esperar un error para salir. En ese sentido, la participación de Cristiano Ronaldo se limitó. Durante todo el compromiso, el luso estuvo apagado. Keylor Navas tuvo mucho más trabajo que Ulreich, erigiéndose como un sostén defensivo. Ese es un indicador de cómo fue el compromiso.

El Real Madrid fue un equipo con oficio, sobre todo en este tipo de instancias. Dejó de lado el control del balón para aguantar y salir rápido, apelando a alguna debilidad defensiva germana. Antes del descanso, Marcelo empató con un zurdazo cruzado (44′), y en el complemento la remontada la rubricó Marco Asensio, finalizando un contraataque generado tras un error de Rafinha (57′). Con el marcador en ventaja, la disposición del Madrid fue mayor, mientras que los desbordes de Ribéry no eran suficientes para vulnerar a Navas.

Los pupilos de Zizou dan el primer golpe, aunque en esta Champions se ha visto que anticiparse a algo puede salir mal. La revancha será el próximo martes 1 de mayo. De esta serie sale el primer finalista de la Liga de Campeones 2017-2018.

Seguir leyendo