Otro gallito para Bravo

La titularidad de Ederson en Brasil pone al capitán de la Roja en un escenario incómodo: enfrentar a quien le pelea el arco en su club.


El de hoy es un partido en que todos los jugadores de la Selección se juegan mucho. Claudio Bravo, sin embargo, se juega un poco más que el resto. En el arco de enfrente estará Ederson, quien le está ganando por paliza la batalla por la titularidad en el arco del Manchester City.

De los dieciséis encuentros que han disputado los ciudadanos desde la llegada del arquero brasileño, el portero nacional sólo ha disputado tres: un amistoso (caída 1-0 frente al Girona en España) y otro por la Copa de la Liga (victoria 1-2 sobre el West Bromwich). Además, la patada en la cara que recibió Ederson frente al Liverpool le permitió a Bravo disputar un tiempo en la Premier League.

Ni siquiera con el paulista recién sometido a una cirugía por la infracción sufrida ante los Reds, Guardiola le dio la confianza al capitán de la Roja. Prefirió alinear, lesionado, al segundo arquero más caro de la historia (Gianluigi Buffon es el primero).

Esa ciega confianza es la que hoy Bravo tendrá la posibilidad de hacer tambalear. Ederson hará su debut en el arco adulto de la selección brasileña. Si el chileno completa una buena actuación, y los nervios de la primera vez le juegan en contra al predilecto de Guardiola, puede empezar el repunte del capitán de la Roja. Aunque enfrentar a sus competidores por la estelaridad, actuales o antiguos, parece ser un escenario que no le acomoda.

La final de la Copa Confederaciones puso a prueba al oriundo de Buin en ese aspecto. Estuvo cara a cara con Marc André Ter Stegen, su conocido rival por el arco del Barcelona durante las dos temporadas que estuvo en Cataluña. La victoria de Alemania (1-0) dejó al arquero nacional derrotado y cabizbajo. Ter Stegen, en contraparte, se fue contento. Un calco de cómo había terminado su pugna deportiva un año antes en España.

La primera decepción de Bravo enfrentando al teutón con camisetas distintas, sin embargo, había sido en la tercera fecha de la Champions League 2016-2017, con el formado en Colo Colo ya en el City. Fue en el Camp Nou. El chileno no tan sólo se fue derrotado, sino que también goleado y expulsado por usar la mano fuera del área tras una salida horrorosa. Los catalanes ganaron 4-0 y la mala actuación del portero de la Selección les ratificó que dejarlo partir y priorizar al alemán fue una decisión acertada.

Con esos traumáticos antecedentes, Bravo se verá con Ederson lleno de seguridad: “Estoy con mucha confianza y feliz por hacer mi estreno por la selección principal. Me quedé muy tranquilo al saber que iba a jugar, pues mi forma de trabajar es siempre la misma. Trabajar para jugar. Estoy teniendo más visibilidad a causa de estar jugando en el fútbol inglés. Espero hacer un buen papel. Será una oportunidad para presentarme”, expresó, sonriente, el sábado en conferencia de prensa.

Ederson llega sin preocupaciones, sólo piensa en lucirse; el capitán de la Roja, en cambio, en desventaja colectiva e individual a otro gallito de los que nunca ha ganado. Pep, en Manchester, tomará nota.

Seguir leyendo