Paraguay enmudece Colombia

Con dos agónicos tantos en los últimos cinco minutos, los pupilos del Chiqui Arce asaltan Barranquilla, neutralizan el gol inicial de Falcao, complican las opciones de Colombia y se aferran a un milagro para clasificar


Paraguay venció a Colombia en Barranquilla sencillamente porque todo es posible en el fútbol. Con goles de Cardozo y Sanabria en una recta final de partido de auténtico infarto, el cuadro guaraní logró llevarse el triunfo, situarse a un solo punto de la zona de repechaje y hacer caer al combinado cafetero hasta el cuarto puesto, complicando sobremanera sus opciones.

Los locales acapararon la posesión durante los primeros 45 minutos, pero fueron incapaces de hacer daño a un cuadro guaraní que tiró de músculo y solidaridad para maniatar a su adversario.

Dispuso el Chiqui Arce el anzuelo muy cerca de su propio arco y la única vez que los pupilos de Pékerman salieron realmente a morder, estuvieron a punto de pagarlo caro. La mejor ocasión del primer tiempo, no en vano, fue para los visitantes, que se toparon a los 20’ con el poste de Ospina en un remate a bocajarro de Derlis González tras una gran asistencia desde el costado de Samudio, de descomunal primera parte. Fue lo único que hizo, es cierto, el necesitado cuadro paraguayo en ataque durante la primera fracción. Un bagaje escaso para pelear una clasificación, pero suficiente para despertar a Colombia.

Con muy poco de Cuadrado, muy poco de Falcao (a esas alturas, todavía un Tigre enjaulado) y nada de James, la selección cafetera debió encomendarse a Cardona, pero el marcador no se movió antes del descanso.

Regresó mejor Colombia de su paso por camarines. Se soltó Cuadrado, liberando de paso al Tigre, y las ocasiones se sucedieron. Pero en los dos arcos, pues el testarazo de Falcao para el fotogénico vuelo de Silva tuvo su réplica en otro remate claro de Derlis González.

Fue entonces cuando emergió la inspirada figura de Falcao. Chará, que llevaba tres minutos sobre el césped,vio el desmarque del Tigre, lo asistió al espacio y el delantero definió de maravilla ante la salida de Silva. Pero lo que aconteció después será largamente recordado. Colombia perdonó y en un ejercicio de fe, Paraguay le dio vuelta al partido con los postreros goles de Cardozo y Sanabria. Un milagro guaraní que silenció Barranquilla y puso más picante aún al desenlace de las Eliminatorias sudamericanas.

Seguir leyendo