A Pinilla lo esperan hasta mañana

Las ausencias marcan al clásico. El nueve sufre con un tobillo, producto de una falta que él cometió.


El clásico tiene en duda a sus principales figuras. O así, al menos, se vislumbra el panorama a menos de 48 horas del vital duelo en que la U buscará vencer a la UC para seguir en la lucha por el Transición. En el CDA se asume que una caída sería fatal en busca del anhelado bicampeonato.

En los azules, Mauricio Pinilla es la gran preocupación. Ante Antofagasta, se retiró con ayuda de los médicos y ayer se sometió a exámenes. Todo, porque en su afan de recuperar el balón ante los Pumas, golpeó a Augusto Barrios: “Me pegó muy fuerte. Por su patada me pusieron tres puntos en la canilla. Estoy bien, sin ningún problema. No sé con qué intención lo hizo, quizás para cortar el juego, porque nos estábamos yendo encima”.

El grito de dolor preocupó de inmediato a la banca estudiantil. Al ariete se le inmovilizó el tobillo derecho con una férula. Incluso, al retirarse del estadio Calvo y Bascuñan, hizo con ayuda de una muleta. Al mundialista lo esperarán hasta mañana. Ayer, incluso, mandó un mensaje esperanzador: “Están listos para el domingo”, con una imagen de los zapatos que pretende utilizar en el clásico. A las dolencias del atacante, se le suman los problemas de Beausejour, quien lucha por superar la contractura que lo sacó ante Palestino. Ha entrenado diferenciado y espera superar su problemas para ser una alternativa ante la UC. Más aún cuando su sustituto natural, Fabián Monzón, salió ante los Pumas por dolencias físicas.

Hoyos no esconde su preocupación: “Tenemos muchas situaciones de golpes, molestias, contracturas. Lo de Pinilla preocupa y lo de Monzón también, porque ha sido una molestia en los isquiotibiales. Después, el desgaste de tantos partidos pasa factura”, dijo el transandino luego de la clasificación a la final de la Copa Chile. Además, Lorenzetti y Benegas ya estaban descartados por lesión.

Seguir leyendo