Pizzi: “Me descarto para seguir”

El DT, cuyo contrato finaliza ahora con la eliminación de Chile, dijo que su proceso en la Roja acabó. La obtención de la Copa América Cententario no tapa el fracaso mundialista.


Fue el propio Juan Antonio Pizzi quien le puso fin a su proceso en la selección chilena. Un ciclo que comenzó de manera victoriosa, con la conquista de la Copa América Centenario en 2016, pero que terminó de forma desastrosa, con la Roja goleada 3-0 por Brasil, fuera del Mundial de Rusia 2018 y exhibiendo un nivel paupérrimo.

Ni el recuerdo de la final ante Argentina, en Estados Unidos, borrará el fracaso clasificatorio de Macanudo. Bajo su mando, el cuadro nacional siempre pecó de irregular. Hubo momentos buenos. Es cierto, aunque efímeros y escasos. El 7-0 ante México y el subcampeonato de la Copa Confederaciones, por ejemplo. Sin embargo, a la hora de los balances, el saldo es negativo. La cita planetaria era el objetivo más importante de todos y en ese el DT falló rotundamente.

“Ya he comentado que asumo como máximo responsable esta situación. Soy el entrenador, el que ha elegido a los jugadores y los sistemas. Con respecto al futuro, mi contrato finaliza en esta situación y me parece que, si bien es una responsabilidad y una decisión de los directores, hay que hablar, evaluar qué quieren para la Selección y en base a esa opción elegir. De esas opciones, yo me descarto”, sostuvo el argentino nacionalizado español, en la conferencia de prensa posterior a la derrota ante el Scratch.

Luego del triunfo por 3-1 ante Uruguay, en Santiago, la Selección tenía bien encaminada la clasificación a su tercer Mundial consecutivo. No obstante, el equipo perdió toda la línea en los duelos ante Paraguay, en Santiago, y Bolivia, en La Paz. Ambos cotejos los perdió con justicia, dejando una sensación indesmentible de farra.

Consultado por los motivos que explican la debacle, el entrenador siguió la línea de sus anteriores conferencias y no dijo prácticamente nada. “No hay un motivo solo por el cual no hayamos podido conseguir nuestro objetivo. Hay varios, que deben ser evaluados en los ámbitos que deben ser evaluados (…) Nadie necesita públicamente hacer autocríticas sobre su trabajo. Son situaciones que se tienen que resolver en la interna. Indudablemente, ha habido errores, pero no me voy a desnudar delante de ustedes”, se excusó una vez más.

Pizzi, quien fue presentado el 5 de febrero de 2016 como el sustituto de Jorge Sampaoli, evitó en todo momento criticar a sus jugadores y al directorio de la ANFP, encabezado por Arturo Salah. “Soy el máximo responsable. He elegido con toda la libertad. Soy el primer responsable de esta situación. Los demás, jugadores, dirigentes, harán su valoración y escucharán sus comentarios. Yo hago el que me corresponde a mí”, agregó el estratega, visiblemente afectado y con pocas ganas de profundizar.

Que el camarín ya no creía en su proyecto era un hecho, sobre todo después de los bajísimos partidos ante guaraníes y altiplánicos. Las declaraciones entre líneas de algunos jugadores eran claras: Pizzi jamás los convenció con el estilo que intentó imponer, pragmático y alejado del vértigo que impusieron Marcelo Bielsa y el actual seleccionador de Argentina.

El desorden en la cancha fue evidente, sobre todo, en la recta final de las Eliminatorias. La Roja perdió el gol y sufrió demasiado en la parte defensiva. Ayer se notó, aunque Pizzi, para variar, no quiso entrar en detalles: “La lectura del partido tiene poca valoración. Estamos todos muy tristes. Hemos perdido la oportunidad de participar del próximo Mundial. El equipo, en líneas generales, en el primer tiempo tuvo un rendimiento normal. Después del primer gol, nos costó recuperarnos”.

Macanudo confesó que el papelón eliminatorio constituye el dolor más profundo que ha vivido como entrenador. “Con respecto al contexto, lamentablemente se ha cerrado un ciclo en el cual se han vivido momentos de mucha alegría y esta tristeza que supera cualquiera que uno haya tenido en su carrera. Hicimos el esfuerzo en todos los partidos y, lamentablemente, no nos alcanzó”, apuntó.

“Somos parte del estado de ánimo del pueblo. Todos tenemos que sufrirlo. En el caso mío, mucho. Debemos tratar de recuperarnos lo más pronto posible. Nos toca vivirla y tratar de afrontarlo con valentía. Hicimos el esfuerzo más grande posible. Hubo muchas circunstancias, muchas razones. Soy el primer responsable”, cerró el ahora ex técnico de la Roja.

Pizzi se va. Y en su adiós, lo acompaña la Generación Dorada.

Seguir leyendo