Pizzi prende otro incendio

El técnico deja fuera de la lista a Marcelo Díaz, ausente de la Roja por motivos técnicos por primera vez, lo hace parecer culpable, y dispara la molestia del camarín.


Si el ambiente andaba tenso en la Roja, con el agua al cuello de la eliminación para el Mundial, Juan Antonio Pizzi se encargó de incendiarlo un poco más. Haciendo uso de su derecho de decidir a los convocados, pero al tiempo desafiando al camarín, tocando a uno de sus pesos pesados. Marcelo Díaz, un intocable, quedó fuera. Por primera vez por decisión técnica.

Su error en la final de la Confederaciones, que terminó en el gol de Alemania, no sólo provocó su tristeza. Pese a ese episodio, el más ingrato en su carrera futbolística, Marcelo Díaz, el llamado cerebro de la Roja, fue arropado por el camarín. En el último partido, ante Bolivia, la mano de Carepato fue la que provocó el penal que decidió el partido. Ahora que se queda fuera de la lista, parece que esos lances le han pasado la cuenta.

Ayer, cuando Pizzi borró a Díaz de la nómina de 19 nombres que militan en el extranjero para enfrentar los duelos decisivos contra Ecuador y Brasil, el camarín estalló. La marginación de uno de los suyos generó sorpresa y a la vez el cuestionamiento a un técnico que, según palabras en voz baja de uno de ellos, “lamentablemente se nota extraviado”.

La ausencia de Marcelo Díaz no estaba en los papeles de nadie, y así lo revela un integrante que prefirió no ser mencionado: “No entiendo lo que hizo el profe. Carepa es un jugador fundamental en nuestro esquema y borrarlo así no corresponde. Creo que se equivocó”.

Estas palabras reflejan el malestar que provocó al interior del vestuario la decisión del entrenador. La explicación que entregó Pizzi para justificar la ausencia de Díaz tampoco fue muy aclaratoria. “Marcelo ha sido y seguramente será un jugador importantísimo para la selección. Pero hemos contemplado una serie de variables a la hora de evaluar la convocatoria de esta eliminatoria, y creemos que los jugadores que han sido seleccionados para esta fecha son los que más se acomodan. Y que reúnen las características que nosotros pretendemos para llevar adelante el plan que tenemos pensado en cada uno de los partidos. Ha sido y será seguramente un jugador importante de la selección chilena”.

Macanudo no quiso profundizar en los reales motivos que determinaron la marginación de Díaz, apelando nuevamente a que no se refiere a jugadores que no son convocados, destacando de paso que la referencia hecha al caso Díaz se trató “de una excepción”.

La decisión de Pizzi fue conocida por el resto de los seleccionados nacionales, quienes en voz baja comentaron la sorpresiva ausencia. “Siento que tiró al frente a un compañero que tuvo mala suerte en dos partidos. Eso no habla bien de un líder de grupo. Al profe le ha faltado eso, liderazgo. Siento que se perdió la pasión que hubo en algún momento con el técnico anterior”, comenta uno de los sí convocados.

Claudio Bravo sí dio la cara para dejar su versión, aunque lo hizo de una forma enigmática. Con un emoji que se lleva las manos a la cabeza. Lo subió justo a la hora en que la ANFP desclasificó la lista.

La molestia hacia Pizzi de un grupo importante de seleccionados ya está instalada. El DT deberá convencerlos que la decisión de dejar a uno de los suyos fuera de la convocatoria fue la mejor.

La gran novedad de la lista confeccionada por Pizzi para afrontar los dos últimos partidos de Eliminatorias suavizó el debate por las demás decisiones. Finalmente, y pese a que los reservó, dejó fuera a Orellana y Sagal. Tampoco figuran Mora y Castillo. Lo que abre las puertas a la opción de un nueve que juega en Chile (Pinilla, Paredes). Y Pinares se mantiene pese a su fuga a Emiratos Árabes Unidos.

Seguir leyendo