Pizzi se queda sin salida

La lesión del Tucu Hernández, el relevo del borrado Díaz, le provoca al DT un problema mayúsculo. La intención de Macanudo es mantener al margen a Carepato para el cierre de las Eliminatorias.


El terremoto interno que provocó la marginación de Marcelo Díaz de la última doble fecha de las Eliminatorias aún sacudía a Juan Pinto Durán cuando otra noticia terminó por darle en el suelo al cuestionadísimo Juan Antonio Pizzi: Pedro Pablo Hernández, el hombre elegido por Macanudo para tomar el relevo de Carepato y, quizás, mandar a callar bocas, se lesionó. Así, la Roja y el DT sumaban un nuevo problema tras los cuestionamientos que los propios compañeros de Díaz hicieron sobre su ausencia.

El Celta informó que el tucumano será baja por las próximas dos semanas, por lo que se supone que está descartado para los partidos del Equipo de Todos, frente a Ecuador y Brasil. En el club gallego precisaron que el exmediocampista de O’Higgins presenta un desgarro miofascial en el sóleo izquierdo, por lo que será imposible que se someta a exigencias físicas en los próximos días. “Dentro de ocho días debería estar bien. Hay una fase de riesgo, lógicamente, pero en ese plazo ni siquiera debería sentir dolor”, expresó Juan José García, jefe médico del cuadro gallego, en diálogo con Fox Sports. “Yo personalmente diría que no llega al partido del jueves, pero tengo una confianza absoluta en el equipo médico de la selección de Chile. Intercambiamos información de manera constante y estamos al tanto de todo lo que ocurre con nuestro jugador”, cerró el facultativo.

A pesar de esas recomendaciones, el seleccionador, según cuentan en Juan Pinto Durán, no nominará a un reemplazante del extranjero. “Por ahora no”. Esa es la información que manejaba hasta ayer en el centro de entrenamiento de la Selección, pese a que están reservados al propio Díaz, Esteban Pavez o Carlos Carmona.

De hecho, para seguir adelante con su decisión de dejar afuera a Chelo, habló con Hernández para tenerlo presente en Chile y tratar de hacerlo jugar alguno de los duelos por la ruta a Rusia de la Conmebol. En ese sentido, el mediocampista, aún considerando la expresa recomendación de la institución a la que pertenece, no quiere perderse el cierre de las Eliminatorias sudamericanas.

El ex volante de O’Higgins anunció que viajará a Santiago pese a la lesión y explicó su ausencia en el partido de su club (ayer, ante el Girona) por la liga española. En España, sin embargo, tienen una visión más cautelosa respecto del estado de salud del futbolista y, dicho está, desde el cuerpo médico argumentan que si se tratara de un partido de su equipo, recomendarían que el futbolista no actúe, al menos en el primer partido de este jueves 5 de octubre frente a Ecuador en el Monumental. “Es por prevención nada más. No jugaré (ayer), pero a Chile voy a viajar igual y creo que puedo jugar”, declaró Hernández en contacto con CDF Noticias.

Justamente, de eso se amarra Pizzi. Pasa que no quiere dar marcha atrás con su decisión de dejar afuera a Díaz, titular en todo su proceso y borrado de un plumazo sin ninguna justificación más que la decisión técnica que tomó. Llamarlo ahora por la posible baja del Tucu es algo que no quiere hacer. Habrá que esperar, eso sí, a los nominados del medio local, donde la aparición de otro volante de contención por sobre el exvolante de Universidad de Chile terminaría por confirmar que Pizzi se divorció del fútbol que propone el actual jugador del Pumas de la liga mexicana.

En la planificación de Macanudo, Hernández sería titular en el mediocampo nacional ante los ecuatorianos y ahora su lesión le provocó un dolor de cabeza que no esperaba y que lo desarma. La ausencia del argentino naturalizado chileno lo dejaría sin salida. En la cancha y fuera de ella.

Seguir leyendo