La Tercera

El primer abrazo fue de la UC

Photosport

En el estreno del campeonato, el cuadro de Beñat San José superó por 2-1 a Deportes Temuco. Aunque terminó sufriendo, el cuadro cruzado mostró matices de lo que quiere su DT. Pese a un grosero error, Matías Dituro fue la figura del partido.

Cuando Beñat San José asumió como entrenador de Universidad Católica, dijo que quería que San Carlos de Apoquindo fuera un fortín. El primer paso lo dio. Esta noche, en el inicio del Campeonato Nacional 2018, largo y de dos ruedas, superaron por 2-1 a Temuco, no sin complicaciones.

La expectativa era alta para ver a la UC del ex entrenador del Bolívar, sobre todo si la última versión del cuadro estudiantil fue muy deslavada, lo que terminó por acabar con la era de Mario Salas. Aunque recién el torneo está empezando y hoy fue el estreno oficial del vasco, algo se notó de la mano que pretende impregnar en la precordillera. Movió algunas piezas e integró otras que no estaban en la temporada pasada.

Lo que no ha cambiado en Católica es la intención de salir jugando desde atrás, teniendo en el arquero o en sus centrales la primera salida. Con la nueva ubicación de José Pedro Fuenzalida, de lateral, la UC privilegió atacar por ese lado, considerando también los problemas de marca de Germán Voboril. En el primer tiempo, Temuco buscó atacar por ese lado y lo consiguió.

Temprano se puso en ventaja la UC. En una noche de autogoles, los albiverdes contribuyeron con el primero. Tres minutos de juego y Guillermo Hauché mete la cabeza, luego de un tiro libre de Buonanotte, para desviar el balón y batir a Gamonal. El festejo número uno del nuevo torneo fue cruzado.

Una de las principales variantes de Católica fue jugar con tres centrodelanteros: Henríquez, Llanos y Vilches. Claro, cada uno con diferente labor, pero los tres tienen características similares. Si Henríquez mostró movilidad, Vilches intentó asumir el rol de puntero izquierdo aunque se hace evidente que el puesto le incomoda. Pese a eso, hizo un correcto partido. De todas formas, Católica sigue sin solucionar sus problemas de gol. Un 9 de peso le pena a Beñat.

Temuco, representante del fútbol chileno en la Copa Sudamericana, demostró que puede jugar de igual a igual con cualquiera, en el medio local. Con jugadores de buen pie, complicaron mucho a la UC, sobre todo en el complemento, donde la ventaja cruzada corrió peligro. Un dudoso penal cobrado por el juez César Deischler permitió que Luciano Aued pusiera el 2-0 en el marcador (51′). Asomaba como tranquilizador, pero un yerro del nuevo golero franjeado le abrió la ventaja al Pije. Matías Dituro cumplió una gran actuación, aunque su debut quedará marcado por un autogol, tras un tiro libre (55′). Pese a esto, el argentino sostuvo la victoria, tanto así que en el tiempo extra le sacó de gran forma un cabezazo a Riquero.

Toda la movilidad de balón y buen toque de la UC se fue desvaneciendo con el paso de los minutos, dándole más armas a Temuco para buscar el empate. Católica supo sostener el marcador, y festejó de local.