¿Qué le pasa a Zacaría?

El argentino, a 10 meses de su grave lesión, sufre dolores intrigantes que tienen desesperado a Hoyos. El jugador se somete a un examen de isocinética en busca de respuestas.


En la U no saben qué pasa con Jonathan Zacaría. Están preocupados. El delantero, que estaba llamado a ser una de las figuras en la disputa del Transición, no logra recuperar su mejor versión física. La fractura de tibia y peroné que sufrió en la pierna derecha, en diciembre de 2016, le sigue pasando la cuenta, pese a que los médicos del club aseguraron que en mayo estaría en condiciones de volver a ser considerado. Cuatro meses después del plazo estipulado para su regreso, la situación del argentino sigue siendo una incógnita. Algunos días entrena con normalidad, pero siempre algo pasa, al punto de que en los últimos encuentros ni siquiera fue citado por Hoyos.

El DT está inquieto. Sus más cercanos también lo saben. No entiende cómo aún los kinesiólogos del plantel no logran recuperar al puntero izquierdo. En su plan inicial, que lo conversó con Ronald Fuentes, gerente deportivo de Azul Azul, tras su vuelta de vacaciones, se imaginaba el ataque con el formado en Quilmes. Estaba la idea de ubicarlo como puntero izquierdo, en caso de jugar con un 4-3-3, o como volante por la izquierda, en caso de utilizar un 4-4-2. La titularidad la tenía asegurada. El nivel exhibido previo a la lesión, en el Apertura 2016, le sirvió para ganarse la confianza del cuerpo técnico estudiantil. Su presencia, de alguna manera, ayudaba a recomponer el vacío que hoy existe en la U, en la que se extraña un jugador que marque algún tipo de diferencia técnica.

Hoyos ha pedido explicaciones, pero se ha quedado sin respuestas. “Está preocupado, y es normal. No sabe qué pasa con Zacaría. Siempre le duele algo. Si no es la rodilla, es el pie. Nunca falta”, dicen desde el plantel. Desde el cuerpo médico aclaran que está con el alta. El técnico, fiel a su estilo, le ha intentado bajar el perfil: “Lo tomo como una incorporación más. Va a ser muy buena por su capacidad de juego. Queremos que logre lo mejor de él cuando lo vayamos a ocupar. Eso es cuestión de tiempo”.

En Azul Azul le buscan explicación a la merma física del futbolista. Ya lo sometieron a un examen hace un par de días, para realizar un plan de trabajo específico. El ex Palestino se realizó un ejercicio de isocinética, que sirve para medir la fuerza entre las piernas y detectar si existe descompensación. La idea es poder trabajar en específico la pierna con menos fuerza. Creen que el problema de Zacaría podría estar produciéndose por una descompensación muscular producto del tiempo que estuvo sin jugar.

Sus números durante el presente torneo son el reflejo de su negativa campaña. Apenas suma 25’, en el duelo disputado ante Audax, por Copa Chile, en agosto. “Obviamente sé que todavía estoy con falta de fútbol, que eso se va a ir ganando partido tras partido, los partidos que me toque estar, pero creo que para 90 minutos todavía no estoy, pero los minutos que me toque estar los voy a dar al máximo como lo hice siempre en cada partido”, dijo el argentino.

Hoyos deberá seguir esperando por Zacaría. Ya transcurrido casi la mitad del Transición, el DT sigue sin poder contar con el hombre que estaba llamado a marcar diferencias.

Seguir leyendo