Ribery, de olvidado a solución

De desechado por Mario Salas, José Luis Muñoz, pasó a ser carta de cambio. Pide cancha el domingo.

Exactos 116 días tuvieron que pasar para que José Luis Muñoz volviera a jugar un partido oficial. Entre medio, casi cuatro meses de incertidumbre, dudas e intranquilidad, donde pasó del olvido a ser una de las cartas de Mario Salas para intentar darle la vuelta al pésimo momento deportivo que atraviesa Universidad Católica.

A inicios de semestre, el Comandante fue claro con el puntero: no contaría con él para el Transición. Por esto le pidió expresamente a la dirigencia que le buscara alternativas. “Cuando vemos que los jugadores no pueden tener la continuidad necesaria, vemos opciones de préstamo. Estamos viendo por (Diego) Rojas y Muñoz, pero las opciones están acotadas”, explicó en su momento Tati Buljubasich.

Sin embargo, ningún equipo se interesó en sus servicios y el futuro de Muñoz, al menos por seis meses, estaría condenado a sólo entrenar con el primer equipo de la UC. De minutos, ni pensar. Y así se le dieron las cosas hasta hace tres semanas, cuando preso de la gran cantidad de lesiones y quizás buscando alguna respuesta desesperada por el pasar de los cruzados, Salas lo volvió a citar para un partido (revancha ante Huachipato por Copa Chile), donde encima ingresó desde el banco.

El hecho fue sorpresivo para todos, incluido el propio jugador, dirigencia y sus compañeros. “Evidentemente llamó la atención de todos”, dicen en el entorno del plantel. Esa vez, el ex Everton entró a los 72 minutos de juego, cuando la UC perdía 2-1. El DT lo vio como una solución para intentar evitar la eliminación.

De ahí en más, el delantero ha estado presente en cancha en los otros dos cotejos que ha jugado el elenco universitario: entró a los 87’ frente a Audax Italiano (2-2) y luego a los 69’ ante Temuco (derrota 1-0), el fin de semana pasado. Y ahora, con razón, se ilusiona con jugar su sexto duelo ante Colo Colo, equipo al que le ha convertido en dos oportunidades. Y aunque aún restan tres entrenamientos, asoma al menos como alternativa para el choque de este domingo frente al Cacique.

“Era un jugador que estaba en el plantel y Salas lo utiliza cuando lo estima conveniente. A veces uno como entrenador toma la decisión de no contar con alguien y por uno u otro motivo ese alguien termina siendo decisivo. Creo que Mario siempre está buscando respuestas para el equipo”, analiza Jorge Aravena, tres veces campeón con la UC.

Así, Ribery volvió a ser considerado luego de meses en el congelador.

Seguir leyendo