Santiago sigue en la pelea

El día posterior al paso de la Fórmula E por Chile volvieron a aflorar las controversias que ya habían marcado las jornadas previas a la disputa de la carrera. Ahora, mientras los organizadores del certamen justifican su éxito en base a criterios de rating televisivo, deberán enfrentar una querella criminal por dañar un monumento público.


Santiago despertó ayer de su particular sueño eléctrico con sensaciones contradictorias, enfrentadas. Y con balances y visiones sobre lo acontecido el sábado, en el corazón de la capital, tan dispares como finalmente irreconciliables.

Y es que menos de 24 horas después del término de la cuarta fecha de la cuarta temporada del Mundial de Fórmula E -la primera de la historia disputada sobre suelo chileno- volvieron a aflorar las voces de protesta. Y esta vez desde el ámbito institucional.

Pues por más que el propio día de la prueba los fundadores, promotores y organizadores del evento automovilístico se apresuraran a catalogar, exultantes, como un “hito histórico”, un “éxito rotundo” o “una gran fiesta” el desarrollo de la carrera en el centro neurálgico de la ciudad, el amanecer que siguió a la revolución eléctrica alumbró un panorama totalmente distinto.

Todo comenzó cuando un grupo de ciudadanos decidió denunciar, en la mañana de ayer y a través de las redes sociales, la existencia de un importante desperfecto en una icónica escultura de casi 90 años de antigüedad situada frente al Museo de Bellas Artes y ocasionada, presuntamente, por un impacto de un vehículo de la organización de la Fórmula E.

“Esta tarde presentamos una querella criminal apelando al artículo 38 de la Ley de Monumentos Nacionales después de que los vecinos de la zona constataran, efectivamente, la existencia de un daño ocasionado en la estructura de esta escultura por parte de un automóvil de la Fórmula E. El suceso ocurrió alrededor de las 00.30 de la noche y las primeras estimaciones hablan de una inversión aproximada para la reparación de unos 60 millones de pesos”, explicaba ayer a eldeportivo de La Tercera, visiblemente enojada, Rosario Carvajal, concejala de Santiago y presidenta del Consejo de Patrimonio. Y después agregaba: “Esto ha sido sólo el primer día. Vamos a solicitar al Consejo de Monumentos Nacionales que evalúe el estado del Parque Forestal y Lastarria y vamos a pedir responsabilidades a quien hizo el daño y a quienes respaldaron y financiaron con dinero público la celebración de la carrera. Porque esto no es un juego, estamos hablando del patrimonio de un país. Nosotros presentamos dos recursos, uno de protección y otro de amparo, para evitar que se celebrase la carrera, pero fueron rechazados. Y el alcalde Felipe Alessandri ya ratificó que no volverá a celebrarse un evento de esas características en el Parque Forestal”.

Pero las quejas motivadas por los daños provocados en la obra escultórica Unidos en la gloria y en la muerte (1930)- réplica del maestro Vignali de la pieza original de Rebeca Matte, situada en la calle José Miguel de la Barra- , contrasta, todavía hoy, con la positiva lectura que continúan haciendo los responsables de la Fórmula E a propósito del evento. Y a pesar de no disponer aún de cifras oficiales relativas, por ejemplo, a la recaudación o la afluencia de visitantes extranjeros.

Es, de hecho, a sus números de audiencia televisiva a los que apelan para tratar de justificar su triunfo relativo, pues si bien es cierto que Canal 13 -la cadena encargada de la retransmisión de la Fórmula E-, llegó a liderar el ranking de audiencia durante la celebración de la carrera – con un promedio de 6,5 puntos entre las 15:58 y las 17:42, y con varios peak de 8-; no es menos cierto lo logró en un tramo horario en que el evento automovilístico no llegó a coincidir con las otras programaciones fuertes del día en materia deportiva, es decir, el partido entre Antofagasta y Colo Colo, el duelo del Manchester United ante el Huddersfield, o la serie de la Copa Davis entre Chile y Ecuador.

En la franja comprendida entre las 11.30 y las 13.30, de hecho, en la que sí que llegaron a toparse todos los eventos consignados, Mega (4,8) y Chilevisión (4,6) llegaron a superar en audiencia al 13 (3,8), que venció de todos modos a la Copa Davis (3,5) en todas sus fases.

#Tags


Seguir leyendo