Sebastián Miranda: “Quiero demostrar que se puede vivir del mountain bike”

Foto: Mario Tellez

El líder del ranking chileno dedica tiempo completo a la bicicleta. Hoy, con cupo asegurado en el Panamericano de Colombia, tiene un nuevo desafío.


Luego de su entrenamiento en el cerro San Cristóbal, el mejor chileno del ranking de mountain bike, Sebastián Miranda (25) recibe a La Tercera para hablar de su deporte y proyectar su participación en el Rally Scott de hoy, que espera reunir a más de 1.300 competidores en en el Valle del Rosario en Casablanca.

¿Cuándo comenzó su interés por el ciclismo?

Con mi hermano, que competía por 2001. Él iba a las competencias cuando el ciclismo recién comenzaba a aumentar. Se retiró y volvió después de estudiar. Ahí me metió a mí, como a los 14 años. De ahí no salí más. Después de los estudios, me dediqué full a la bici.

¿Se puede vivir del ciclismo?

Estoy seguro de que sí, pero hay que verlo como un trabajo. Hacerlo bien para sustentarse con el ciclismo, hacerlo con la seriedad que corresponde a cualquier trabajo.

¿Por qué sumar esta carrera?

Toca en buena fecha, porque estamos a un mes del Panamericano y cerca de fechas internacionales. Llega como un buen entrenamiento por la distancia a recorrer y la dificultad que da la altimetría.

¿Cómo las prepara?

Haciendo muchas horas, hartos metros de ascenso, harta montaña y no tanta ruta. Hay que ponerse en el caso de cada carrera. En este caso son 60 kilómetros y 2.200 metros de desnivel. Serán de dos horas y media a tres y con el calor del verano, que le agrega dificultad. El descanso y la alimentación son fundamentales en cualquier carrera. En una de larga distancia hay que comer más, tener un buen kit de herramientas para reparar la bicicleta. Prever todo, con la disposición de que algo pueda fallar y corregir los errores.

¿Santiago es un buen lugar para hacer ciclismo de montaña?

Hay varios cerros cerca de mi casa, en Peñalolén, muchos para entrenar. Santiago es muy buen lugar para hacer mountain bike, ruta o lo que sea. Somos privilegiados de tener la montaña al lado, acceso a senderos. En otros países no es así. Tenemos buenos lugares para hacer ciclismo.

¿Va a ganar hoy?

Esperemos que sí, pero hay que verlo en el terreno. Todos entrenan, hay especialistas y vamos a ver quiénes llegan. Durante el día se verá cómo se da la carrera. Nunca voy en la parada de que “llego a ganar”. Entreno para hacer las cosas bien, pero si no gano, da lo mismo, y vuelvo a entrenar para después volver a ganar.

¿Usted es el rival a vencer?

Cuando hay un campeón sí es el rival a vencer. A todos le da un plus ganarle al campeón, es una presión extra. Por eso admiro a los campeones olímpicos y mundiales que revalidan su título. Es difícil lidiar con que todos te quieren ganar.

¿Recuerda su mejor carrera?

El Nacional elite 2016 que gané en Salamanca. Fue la primera vez que gané un élite, que significa ser el número uno de Chile en la máxima categoría. Había salido quinto el año anterior, pero logré ser primero contra rivales muy fuertes.

¿Cuánto le sirvió ese título?

Mucho, me ayudó a encontrar madurez deportiva. Después de ser campeón, me relajé y pasé meses muy malos, sin ganar de agosto a diciembre. Entrenaba poco después de tantos años de esfuerzo. En 2017 me puse las pilas y volví a ganar. Para ser campeón hay que entrenar muchísimo.

¿Siente que representa a Chile cuando compite?

Sí, porque es una responsabilidad ser el número uno del país y pelear contra los mejores de otros países. Nadie me pone presión, pero como deportista me pongo la propia ambición y presión.

¿Cómo se puede fomentar su disciplina?

Debieran facilitar la participación. Las inscripciones caras limitan la participación de los más chicos. Que valga 30 mil pesos para un niño no se justifica, es limitarlos [en Casablanca, la inscripción va de $25.000 a $35.000]. Se puede hacer más inclusivo bajando los precios. No creo que deban pagar tanto por media hora. La idea es incentivar, que vayan. Si sacas la cuenta, es mucha plata para un fin de semana. Y las carreras son todos los fines de semana. Se pierden talentos y corredores por no tener recursos para ir a todos los campeonatos.

¿Es distinta la experiencia en un Mundial?

He estado en uno y en copas del mundo, pero siento que estoy al debe. Vamos a una copa siendo ajenos al lugar, una semana antes y sólo al evento. No un mes o dos para sentirnos parte. No conocemos el medio ni el nivel; estamos en desventaja. Los europeos corren ahí mismo. Quizás debemos cambiar la estrategia. No se puede sacar medalla en un Mundial sólo entrenando en Chile.

¿Es un referente del ciclismo en Chile?

Quiero ser uno, me gustaría hacer un cambio y demostrar que se puede vivir del mountain bike en Chile. Competir sanamente, que se puede ser un deportista limpio y demostrar que es buena elección dedicarse al deporte. Hay que hacerlo como un trabajo, seriamente.

Seguir leyendo