La U pone un punto suspensivo

Foto: Photosport.

Los azules igualaron sin goles frente a Cruzeiro en el Estadio Nacional y se niegan a claudicar en la Copa. El cuadro estudiantil elevó su nivel pero le faltó fineza para anotar.


La U se acomodó a la Copa Libertadores. Quién sabe por qué, cuando juega a los ojos del continente cambia el chip, sube la marcha y se planta de igual a igual ante cualquiera. Ya jugó con sus tres rivales de la fase grupal y ante ninguno fue menos. Y aunque no ha podido ganar de local, sigue invicta y eso no es menor en un grupo que desde el sorteo asomaba bravísimo. Anoche pudo ganarlo, pero le faltó puntería para obtener un mejor resultado. Quizás por eso las caras largas de los jugadores chilenos al término del cotejo. De todas formas, avanza a paso seguro en su afán de meterse en los octavos de final.

Como los otros dos duelos que habían jugado los azules por el Grupo E, el de anoche en el Nacional fue uno trabado, de pierna fuerte, muy disputado. De tú a tú. Con jugadores universitarios muy por encima del nivel que habían exhibido en el Superclásico. Como Soteldo, Araos o Rodríguez.

El Romántico Viajero se adueñó de la pelota. Con un Pizarro más contenido y Reyes intentando romper líneas. El partido, sin embargo, se hacía difícil para el dueño de casa. El cuadro brasileño estuvo contenido en el arranque. Esperando a un local que le costaba sobremanera entrar. Recién a los 23’ vino la primera intervención de Herrera, tras un cabezazo de Thiago Neves.

Hubo, de hecho, muy pocas llegadas en el primer lapso, que careció de desequilibrio y donde por cierto, ninguno arriesgó mucho. Dos equipos sin mucha sorpresa.

El descanso levantó a la U. A los 54’ avisó Soteldo. El espíritu y el empuje estudiantil subió junto con el fervor de los hinchas. A esa altura, el cotejo pedía un cambio de lado y lado. A los azules les sobrara un central y Hoyos lo entendió así. Sacó a Contreras, metió a Guerra y la U quedó con línea de cuatro.

A los 65’ llegó la más clara del elenco laico, en la cabeza de Rodríguez. Poco después, la U pasó susto con un tiro de De Arrascaeta que rozó el vertical.

El adelantamiento de líneas de los universitarios provocó que La Bestia Negra decidiera apostar a la contra con embates rápidos y de poca elaboración. En ese sentido, la improvisada zaga azul respondió de buena manera. Si algo se le puede destacar a la U en esta edición de la Copa es su solidez defensiva independiente de los nombres que han jugado.

En los últimos minutos Cruzeiro se dedicó a aguantar y la U a buscar por todos los medios. También lo tuvo la visita, pero hubiese sido demasiado castigo.

No pudo el Romántico Viajero, y ahora tendrá que seguir así de aplicado, con la mentalidad copera, para abrochar en sus próximos tres partidos su futuro en la Copa.

Seguir leyendo