Una eminencia llega a la caza de Romero

Don Babbitt, prestigioso entrenador norteamericano, viaja este fin de semana a Santiago específicamente a ver cómo lanza el joven discóbolo chileno.


El futuro de Claudio Romero, 17 años, es auspicioso. Luego de su título mundial sub 18 y su oro panamericano juvenil, el lanzador de disco chileno captó la atención de entrenadores especializados y de universidades estadounidenses que quieren ficharlo una vez que sea mayor de edad y termine el colegio.

Sin ir más lejos, este fin de semana viajará a Santiago desde Georgia, Estados Unidos, uno de los técnicos de lanzamiento más prestigiosos del orbe. Lo hará exlusivamente para ver lanzar a Romero. El chileno competirá en el torneo Guillermo García Huidobro del Club Manquehue, instancia en buscará con el disco de 2kg, clasificarse a los Juegos Bolivarianos de Santa Marta en noviembre. Al día siguiente, el formador de talentos se irá de vuelta.

El interesado viajero es el norteamericano Don Babbitt (52), coach de la Universidad de Georgia, quien tiene en su currículum tres medallas olímpicas, nueve en campeonatos mundiales y 21 preseas en torneos continentales de sus dirigidos. Uno de sus pupilos ha sido el balista Reese Hoffa, bronce en los JJOO de Londres 2012 y campeón mundial indoor y outdoor. Carrera que lo alza como uno de los mejores del planeta.

Babbitt, así como ninguna otra institución estadounidense, no puede ofrecerle formalmente nada concreto todavía a Romero, ya que aún no cumple los 18 años, pero lo quiere ver en el foso, evaluar qué le falta mejorar y apreciar en vivo sus capacidades. A partir de ahí, le trasladará discretamente los términos de la beca con la que pretende llevárselo consigo a entrenar.

El técnico seguía a Romero desde hace un par de años, pero fue tras los éxitos de este año que se interesó por él con más ganas. Que haya salido campeón mundial de su categoría lo prendió y no dudó en programar un viaje especial.

Además, visitó Chile dos veces en el pasado. La primera, invitado por el ex balista Marco Antonio Verni; la segunda ocasión, traído por la FEDACHI. Babbitt luego de esa oportunidad, le ofreció a la Federación ser su asesor externo. Sin embargo, la falta de recursos no lo permitió. “El nivel junior de los lanzadores de Chile es muy potente, con buenas marcas. Yo le he dicho a los dirigentes y entrenadores chilenos que se requiere un especial proceso con los lanzadores. No son como los velocistas o saltadores, ya que alcanzan su mejor nivel pasado los 30 años. No explotas su máximo potencial a los veintitantos. En el caso de Romero, es muy joven y tiene enorme potencial que hay que tratar con inteligencia”, cuenta Babbitt por teléfono a La Tercera desde el campo de entrenamiento de su universidad.

El propio Romero ,en tanto, se confiesa honrado por la visita del estadounidense: “Será una bonita experiencia que me motivará a mí y a mi equipo”.

El chileno deberá evaluar en su momento las distintas opciones (maneja ya varias ofertas), conjugando la infraestructura de las universidades, el nivel académico (quiere estudiar algo relacionado con los negocios) y el deportivo: “Si bien la Universidad de Georgia no me llama mucho la atención en lo académico y ese aspecto es mi principal prioridad, Don Babbitt es un tremendo entrenador y finalmente quizás me termine yendo con él por su gran calidad”.

Sus padres se declaran contentos y a la vez preocupados sobre cuál es la mejor elección. Advierten que primero debe concentrarse en terminar el colegio (cursa actualmente tercero medio y rinde exámenes libres) y los torneos de su calendario. El más relevante de ellos, el Mundial sub20 de Finlandia 2018.

En caso de que Romero emigre el 2019, sus padres pretenden acompañarlo durante el primer año en que viva en el extranjero, compitiendo con la camiseta de la universidad que escoja, además de seguir representando a Chile en las distintas competencias.

Seguir leyendo