Una final para Claudio Bravo

Hoy, el City juega la final de la Copa de la Liga contra el Arsenal. El arquero chileno tiene la opción de ganar su primer trofeo en Inglaterra, al igual que Pep Guardiola.


No es un secreto decir que la estadía de Claudio Bravo en Inglaterra ha sido compleja, porque en el último tiempo ha tenido que lidiar más con la suplencia que con la regularidad. No obstante, este domingo tiene una gran oportunidad para sumar un nuevo trofeo a su palmarés y ser titular en Wembley. Su Manchester City enfrenta al Arsenal por la final de la Copa de la Liga, la tercera competencia en importancia en la isla, pero en la cual el capitán de la Selección ha sido estelar en todos los juegos y pieza vital para que los Citizens se instalaran en la definición.

La Carabao Cup (el nombre comercial del certamen) ha sido el sostén de Bravo en una temporada en la cual se ha remitido en participar de las copas locales (el equipo ya quedó eliminado de la FA), mientras que en los torneos grandes el titular es Ederson. Un par de actuaciones, en donde sacó a relucir sus habilidades como atajapenales, permitió que los celestes avanzaran. En octavos, contuvo dos al Wolverhampton. En cuartos, otra vez fue figura ante el Leicester. El último penal de la serie se lo atajó a Riyad Mahrez.

Pep Guardiola ratificó la titularidad del chileno ante los Gunners. “Sin Claudio no estaríamos en la final. Contra el Wolverhampton salvó varios mano a mano, paró dos penales y merece jugar la final. El vestuario es, a veces, más importante que una final. Y jugará. Sin él no estaríamos aquí”, dijo el DT hispano, a quien se la abrió un expediente, de parte de la federación inglesa, por portar un lazo reclamando la libertad de cuatro líderes independentistas catalanes encarcelados.

Es la primera final de Claudio Bravo en Inglaterra. De salir victorioso, no sería la primera que un nacional gane la Copa de la Liga con el City. Ya lo hizo Manuel Pellegrini, en dos ocasiones: 2013-2014 y 2015-2016. También será la primera final para Guardiola en el club, justo en Wembley, sitio donde ganó dos Champions con el Barcelona, una como jugador y otra como entrenador.

“Las finales son especiales, pero para llegar ahí tienes que ganar los cuartos de final y las semifinales. La final pertenece a los jugadores, tu valentía, el coraje con el que juegas este tipo de partidos. No hay que lamentarse después del partido”, agregó Pep.

Seguir leyendo