Un velero con ocho mujeres

El HDI Sailing Team es la única embarcación totalmente femenina de Chiloé. Combinan energía y experiencia en el yate.

“Vamos a hacer una virada. Atentas todas”, avisa Aurelia Zulueta, capitana y timonel de la embarcación HDI. Comienza una revolución a bordo. Las ocho tripulantes se mueven frenéticamente y se reparten por cada rincón del barco. Cada una sabe muy bien su función. La maniobra es exitosa. Sin embargo, las de mayor experiencia acotan detalles por corregir. Hay que ser rigurosas y perfeccionistas, aseguran.

Son ocho: Paula Herman (18), Carmina Malsch (19), Roberta Herman (19), Renata Parodi (20), Sofía Middleton (24), Amelia Zulueta (34), Aurelia Zulueta (35) y Valeria Villa (49).Cada una tiene un rol en específico. La edad oscila entre 18 y 49, las ganas y los años de experiencia se combinan. Algunas recién entraron a la universidad y otras trabajan hace tiempo. Se conocen desde antes.

¿Su punto en común? Todas mujeres. Componen la única embarcación cien por ciento femenina de la Regata de Chiloé. “El ser el único equipo femenino llama muchísimo la atención”, comenta la timonel Aurelia Zuleta.

La idea se remonta desde 2012, pero la concreción llegó en 2016, cuando participaron de esta misma regata con un equipo femenino. En ese entonces las integrantes no eran las mismas y para este año sumaron una incorporación estrella: la velerista olímpica Sofía Middleton, quien está a cargo del trimmer foque y la táctica. “Siempre será un gusto navegar en tu país. Una competencia olímpica es muy distinta a esto. Acá está la posibilidad de navegar con tu gente, con tus raíces “, explica la deportista olímpica.

El HDI Sailing Team está a bordo de un yate J105, la categoría donde más participantes se inscribieron (12). Este tipo de embarcaciones son todas iguales (en el resto de las categorías no es así). Por lo tanto, la destreza y coordinación en la navegación es crucial. Para la inscripción se requiere un peso máximo de 475 kilos y es éste el motivo por el cual pueden embarcarse ocho mujeres. Generalmente en un J105 de hombres, van seis navegantes.

Hay una complicación en una maniobra que cambia de lado la vela. “Hay muchas cosas dando vueltas”, reclama Sofía Middleton apuntando a unas amarras. El movimiento fallido se repite y su ejecución mejora considerablemente. Todas aportaron su grano de arena, el trabajo es en equipo. “A veces es un poco complicado. Las tareas que hace un hombre, nosotros las hacemos entre dos o tres”, advierte Amelia Zulueta, encargada del mástil.

En general, la regata chilena está marcada por la presencia de hombres. “Estamos acostumbradas desde chicas a navegar con mayoría de hombres. Antes con suerte había presencia femenina; ahora cada vez es más común”, cuenta Amelia Zulueta, quien ya tiene cuatro regatas de Chiloé en el cuerpo. Las navegantes del HDI aseguran que la vela en Chile es un deporte machista, pero lo ven como un desafío. “Este poder femenino dentro de una regata se ve muy bien. Es la oportunidad de ser el centro de atención en este mundo de la vela, que es súper masculino”, dice Sofía Middleton.

La preparación del equipo femenino ha sido intensa. Desde el segundo semestre del año pasado vienen practicando e incluso ya han hecho un par de regatas. Las expectativas son altas y quieren estar dentro de los cinco primeros, superando así el inconveniente sufrido en 2016 donde acabaron en la última posición. Ayer, en la primera etapa, desde Castro a Dalcahue, el yate de las ocho mujeres terminó séptimo. Manda por ahora en la categoría Grand Slam.

El resto de la regata se cerró con triunfos de Itau (en la clase Soto40), Pepe Pato (IRC), Black Panther(IRC Chile), Chucru (J70) y Quique (J24). La segunda etapa tendrá lugar hoy, entre Dalcahue y Mechuquen.

Seguir leyendo