El ‘wallride’ del demonio

El ciclista chileno (27) revive en primera persona las sensaciones de su descenso. Un espectacular recorrido que le llevó 2 minutos y 58 segundos.


La noche anterior me quedé dormido al tiro, no estaba tan nervioso. La verdad es que estaba agotado. La previa de Valparaíso desgasta mucho, hay que andar de arriba para abajo. Así que prendí una velita y me quedé dormido. Ayer me levanté muy ansioso, más temprano de lo normal. Desperté con hambre, así que me comí un gran desayuno, para asegurar la energía para el resto del día. Me junté con dos amigos, Rex y Tatán, que también participó. Con ellos ando en bici hace 15 años, y hasta el día de hoy competimos juntos. Salimos desde mi casa en Reñaca y nos vinimos a Valparaíso. Venía con muchas ansias, pero también incertidumbre por lo que iba a pasar.

Fue pasando el día, hasta que me tocó la primera bajada de clasificación, a eso de las 10.30 de la mañana. Me costó un poco conectar la escalera y soltar el cuerpo, dejar la ansiedad de lado y ponerme las pilas. Tenía que darle bien a la pista.

Me encontré con uno de los obstáculos más difíciles: el wallride de Atahualpa (tenía que pedalear por un muro). Le tenía respeto, el año pasado no lo pude sortear. Pero este año quería hacerlo, así que me tiré en la primera y caí corto. Caí de cara muy fuerte. Inmediatamente decidí hacerlo de nuevo, y calculé mal. Salté más alto y choqué con un cable. Caí por segunda vez y me doblé el pie. Pasaron cinco minutos y se me pasó el dolor, pero ya no sabía qué hacer; si darle de nuevo, si asegurarme, si disminuir el riesgo y no saltarlo, o si saltarlo y enfrentar mis miedos.

En mi segunda bajada de clasificación me dije: aquí voy. Decidí resolver esto con la mente fría. Llegó el momento del wallride otra vez, después de haber conectado toda la pista bien, ya estaba más suelto. Y esa vez le dí excelente, sin ningún problema. Cuando llegué abajo estaba toda mi familia, todos felices. Hice mi segunda bajada de clasificación con la pista resuelta, pasé las escaleras y saltos. Me tiré una bajada excelente. Hasta que llegó el momento de la clasificación.

De los 35 corredores sólo pasaron 15. Hice un tiempo de 2 minutos 58 segundos y quedé en el puesto 19. El último en clasificar también hizo un tiempo de 2 con 58, pero con menos milésimas.Por muy poco me quedé fuera de la final. Este año la lista de corredores se redujo y trajeron corredores de categoría mundial, por lo que el nivel estuvo más alto que nunca. Aún así, estoy feliz.

Así es como se va cerrando mi décima participación en Valparaíso Cerro Abajo. Pero el próximo año vuelvo con todo.

Seguir leyendo