Bosé y Viña 2018: bailar y llorar