Diana Bolocco y Martín Cárcamo, conductores de Vértigo: “Hay que estar en nuestros zapatos para saber lo difícil que es intervenir en una rutina de Yerko”

Los rostros hablan de las polémicas del comediante, sobre todo frente a la modelo Daniella Chávez: “Entiendo que se sintió sola y por supuesto que me hubiese gustado ser más asertiva”, dice Bolocco.


Ya en el debut de la actual temporada de Vértigo, Yerko Puchento había recibido fuertes críticas por sus bromas a la actriz Daniela Vega y a la ministra vocera de gobierno, Cecilia Pérez. Una serie de dichos, que precipitaron 281 denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), aunque todas fueron desestimadas por el organismo.

La semana pasada, el personaje de Daniel Alcaíno volvió a la polémica cuando en su rutina bromeó con el segundo nombre de la modelo Daniella Chávez, haciendo alusión al extinto burdel capitalino La tía Carlina. La conejita Playboy lo encaró en vivo, luego evaluó tomar acciones legales y el último jueves concretó una denuncia ante el CNTV, que se suma a las cerca de 80 que registra el ente fiscalizador por la situación. En redes sociales, el estilo del cómico fue calificado de “doble estándar” y “machista”, sobre todo porque terminó tal jornada con una alocución a favor del feminismo que, según sus críticos, se contraponía a los chistes que lanzó contra la modelo.

Y aunque en la rutina de esta semana el actor bromeó con la polémica, donde incluso simuló la muerte del personaje entrando y saliendo del estudio en un ataúd, también agradeció, a su manera, el apoyo entregado por los conductores.

Porque las esquirlas, esta vez, llegaron hasta los animadores del estelar de Canal 13: Martín Cárcamo y Diana Bolocco, a quienes Chávez -y otras voces a través de las plataformas digitales- acusó de no intervenir para frenar al comediante. El mismo que este 2018 ha enfrentado una de sus temporadas más intensas y criticadas.

“Hay que estar en los zapatos de Martín y de mí, para saber cómo se vive y lo difícil que es intervenir. Es como pedirle a los animadores de Viña que intervengan una rutina y paren al humorista. Es un programa en vivo, uno comete errores y uno se revisa”, aclara Diana Bolocco, en conversación con La Tercera.

Después, en torno a Chávez -que durante esta semana fue a dar su testimonio en los programas más diversos- reflexiona: “Entiendo y solidarizo con ella. Solo me queda ponerme en sus zapatos y estar de su lado. Entiendo que se sintió sola y afectada, y por supuesto que me hubiese gustado ser más asertiva y haberle prestado más ropa”.

Pero las últimas polémicas que ha enfrentado Yerko Puchento son parte de una crítica mayor hacia su estilo: aquella que apunta a que ridiculiza a algunas mujeres, sobre todo en estos días, cuando la agenda, precisamente de la que se nutre su rutina, está dominada por temas como la igualdad de género, la lucha contra el machismo y el respeto por las minorías sexuales.

Hasta algunos colegas, como Bombo Fica, han salido a disparar contra el hombre de Vértigo y contra la propia señal: “Ellos son los responsables, si ellos lo permiten, es porque saben muy bien lo que va a decir. Si bien tiene una responsabilidad moral el comediante, el que lo autoriza es el canal. No sé si es tan necesario echarle la culpa a Yerko. El humor hoy en día está teniendo un cambio, porque hemos confundido la crítica social con la descalificación social”, dijo el humorista hace unos días en La mañana, de Chilevisión.

¿Cree que el humor de Yerko Puchento se ha adaptado a los nuevos tiempos?

Diana Bolocco: Creo que sí. Él ha evolucionado mucho en sus rutinas, hace varios años ya que empezó a darle al humor político, que es algo que no hacía antes, supo leer muy bien los tiempos respecto de eso, pero siempre hay ajustes que uno tiene que seguir haciendo y que tiene que seguir revisando. El humor también es un poco ensayo y error, y ahí uno va aprendiendo y sacando lecciones. Entonces, hay que seguir haciendo ajustes, pero creo que él ha sabido evolucionar con los tiempos. Hoy (ayer) en su funeral dijo que lleva 17 años (como personaje), no sé que otro humorista cumple esos años con tanto éxito en pantalla. Él ha sabido reinventarse y leer el cambio de los tiempos, pero siempre hay que seguir haciendo ajustes.

Martín Cárcamo: No haría nunca ese análisis a través de una entrevista.

¿Cuál es el balance, hasta el momento, del humor en el programa y de sus respectivas polémicas?

DB: Siempre todos los años hay alguna polémica. El humor de Yerko genera eso y creo que hemos evolucionado como sociedad y hay que sacar lecciones también respecto de cómo tiene que ir cambiando el humor y empezando a sacar de las rutinas ciertos temas que son muy sensibles y que generan molestia y dolor.

MC: El balance, creo, lo hace el público. Ha sido un año movido, pero no distinto a todos los años de Vértigo, porque siempre suceden cosas. En la historia del programa finalmente está como se desenvuelve el humor dentro de éste. Qué te puedo decir: el humor se explica, se entiende y se resuelve en el propio Vértigo, y esa es la gran gracia, y el gran paradigma que ocurre en éste.
Frente al caso de Herval Abreu y las acusaciones de acoso en su contra, ¿les sugirieron no tocar el tema en el programa o en la rutina de Yerko?

DB: No. Por lo menos a mí nadie me dijo personalmente que no habláramos de Herval. Hablamos del acoso, y lo hemos hablado en muchos capítulos y nuestros invitados tienen plena libertad para expresar lo que quieran. En este canal, se ha hablado ampliamente del tema, ejecutivos de este canal salieron hablando en el reportaje (de revista Sábado) y por lo tanto no es un tema tabú, yo creo que es un tema doloroso, porque obviamente nos afecta a todos los que trabajamos en este canal, pero creo que se llevó de una buena manera y que se reaccionó a tiempo.

MC: No. Nadie me ha dicho nada. De hecho, he realizado entrevistas y hemos conversado de todo el tema en el matinal.

Seguir leyendo