Michael Bolton: “Me tomaba mi carrera muy en serio, pero uno de mis aspectos favoritos es el humor”

El norteamericano, una de las voces más populares de la canción romántica anglosajona en los 80 y 90, habla con La Tercera sobre su concierto en Chile del 3 de marzo, sus difíciles inicios en el mundo de la música y cómo un viral de comedia marcó su carrera en los años recientes.


“Me acuerdo que en el último show que dimos allí (en 2016), los promotores estaban confiados que si volvía rápido, podía hacer dos conciertos en vez de uno. En vez de eso, se movió a un lugar más grande, lo que es aún mejor”, explica Michael Bolton (64), con una voz calma y suave, que disfraza el poderío de la garganta de uno de los nombres fundamentales en la balada romántica anglo en los últimos 30 años.

El cantante alude al cambio de recinto de su concierto fijado para el sábado 3 de marzo en Santiago, que por éxito de venta de entradas se trasladó desde el Gran Arena Monticello al Movistar Arena (con el escenario a media cancha). Las entradas se venden a través de Puntoticket.

De hecho, la perseverancia es lo que mejor define la carrera de Bolton. El cantante consiguió su primer contrato discográfico cuando tenía 16 años, pero debió aguantar casi dos décadas sin ningún éxito. En esos años intentó de todo: pasó del hard rock al heavy metal (incluso postuló para reemplazar a Ozzy Osbourne en Black Sabbath), y del glam al pop, pero fue recién en 1987, con 34 años, que obtuvo su primer hit con el disco The hunger, sobre todo con su versión de (Sittin’ On) The dock of the bay, de Ottis Redding. Desde eso, la voz conocida por éxitos como When a man loves a woman ha vendido 75 millones de discos.

¿Por qué siguió adelante en el mundo de la música a pesar de que le costó alcanzar el éxito?

Me pasó que durante todo ese tiempo, en mi paso por distintos sellos discográficos, hubo gente que me decía “tú tienes lo que se necesita para triunfar en este negocio”. Y quizás sólo lo decían para ser amables, pero sentía que había algo de verdad en eso, y respetaba la opinión de quienes lo decían, entonces seguía adelante. Pero hubo momentos, sobre todo considerando que tenía una familia que alimentar, que fueron muy, muy duros. Pero tampoco tenía un plan B, entonces me la tenía que jugar por completo. Probé muchas canciones y estilos, intentando ver cómo podía avanzar. Tuve la suerte de estar rodeado siempre de gente que creyó en mí lo suficiente como para mantenerme en este mundo.

En su gira, ¿cómo elige las canciones para interpretar en vivo?

Tratamos de meter todos los grandes éxitos posibles. Pero también, cuando estoy de gira, trato de tomarle el pulso a la audiencia. Es importante cuidar la relación con el público y para eso hay que estar atento a qué quieren escuchar. Muchas veces en mis conciertos la gente grita pidiendo un tema, y es una dinámica muy divertida. Pero definitivamente uno no quiere dejar ningún gran éxito afuera, para que nadie se vaya con gusto a poco después. Ahora toda mi banda está emocionada de volver a Chile, lo pasamos muy bien la última vez. Sé que tengo buenos fans allá.

En su último disco, Songs of cinema (2017), Bolton realiza covers de canciones de películas y algunas nuevas versiones de temas suyos. Una carta de amor al mundo fílmico, del que el cantante ha sido parte tanto como músico, como también actor de vez en cuando.

Entre esos temas está una nueva versión de Jack Sparrow, canción de parodia que Bolton grabó en 2011 con el grupo cómico The Lonely Island, para el que además hicieron un video en Saturday night live. La canción parte como un hip hop lleno de alusiones profanas sobre ir a conquistar mujeres a un club, pero Bolton, fuera de tono con el resto, canta un coro en donde profesa su amor por las películas de Piratas del Caribe, y luego por Forrest Gump y Scarface. El clip se transformó en viral, con 180 millones de visitas en YouTube, acercando su música a una nueva audiencia, y mostrando sus inéditos dotes cómicos.

¿Qué tan importante considera Jack Sparrow en su carrera?

Ha sido algo increíble. Amplió mi música a un nuevo público y me permitió mostrarme, tanto como músico como actor, pasándola bien. Todo con una nueva audiencia muy joven, además. Muchos adolescentes se hicieron muy fanáticos de ese video. Cuando lo hicimos, esperábamos que le fuera bien, pero no imaginamos lo gigante que sería. Tiene cerca de 200 millones de reproducciones en YouTube. Como cualquiera que haya visto el video puede notar, lo pasamos demasiado bien haciéndolo, riéndonos en cada toma. No se sentía como trabajo, a pesar de que fueron dos días de filmación en donde grabamos por 14 horas en cada uno, y luego usamos otro día completo en grabar la canción.

Desde eso, ha vuelto a hacer comedia, con un especial de San Valentín en Netflix el año pasado ¿Siempre tuvo este lado cómico?

Sí, siempre estuvo allí. Lo que pasa es que la gente me conoció a los 34, cuando llevaba 18 años tratando de lograr el éxito. Entonces, en esos tiempos debo haber parecido muy intenso y concentrado. Y es porque me tomaba mi carrera de forma muy seria. Pero uno de mis aspectos favoritos en la vida es el humor. Puedo encontrarle el lado gracioso a casi todo. Y Jack Sparrow me permitió mostrarme totalmente como soy cuando me divierto. Me gustaría seguir haciendo esto, sea para Netflix, una cadena u otra plataforma. Siempre que esos proyectos involucren también música, definitivamente los estaré haciendo más.

#Tags


Seguir leyendo