Nuevo programa abordará el mundo de los foodtrucks

Max Cabezón y Tomás Olivera son los anfitriones del nuevo programa.

Rápidos y sabrosos debutará el próximo domingo por Mega, y sus conductores serán Max Cabezón y Tomás Olivera.


Max Cabezón y Tomás Olivera se conocieron en 2015, cuando el primero entró como participante a la segunda temporada de MasterChef (Canal 13), programa en el que Olivera participaba detrás y delante de cámaras.

Tres años después, ambos se alistan para debutar juntos en otra casa televisiva y con otro espacio. Se trata de Rápidos y sabrosos, que desde el domingo 27 será parte de la parrilla programática de Mega.

El nuevo programa irá a las 17.30 horas, y estará centrado en comida, pero con un giro que lo hace distintos a los tantos otros que tienen como protagonista a la gastronomía. Rápidos y furiosos, producido por la agencia de contenidos Cooking Media, mostrará qué hay detrás de los foodtrucks que rápidamente han ido ganando terreno en diversas partes de Chile.

“Con este programa estamos saliendo a la calle, y estamos mostrando el escenario gastronómico callejero de Chile, que cada vez está más cosmopolita. En los capítulos, la gente verá la gastronomía cambiante de este circuito”, explica Cabezón.

Serán 16 capítulos y de ellos ya están listos 12. En cada uno, Olivera y Cabezón se dividen y acompañan a un foodtruck, tratando de contar qué historias de vida existen detrás de sus dueños. Todo a través de la conversación, porque, según dice Cabezón, “hay mucho material, mucha verdad, detrás de la comida. Los personajes de este programa no solo buscaron hacer un negocio y no solo son cocineros. Sus foodtrucks son un estilo de vida”.

Además de la conversación, ambos chefs acompañarán en todas las laborales a los que ellos denominan “foodtruckeros”. Como ir a comprar los productos, conversar con los proveedores, participar en las preparaciones y obtener los comentarios de los clientes. “Queremos que todos se involucren”, dice el hombre que se quedó con el segundo lugar del penúltimo MasterChef que emitió Canal 13.

Y al terminar cada episodio de Rápidos y sabrosos, Olivera, Cabezón y sus respectivos foodtrucks se reunirán para hacer un desafío final. El duelo consiste en cocinar para 100 personas, las que deberán elegir a un solo ganador.

Cada domingo, el programa mostrará un capítulo temático, como por ejemplo el de los inmigrantes. Así, se verán diversas comidas, como las arepas, las pizzas, los sándwichs de mechada, los tacos y las pastas, entre varias otras.

“Este es un circuito que ha ido creciendo muy rápido, y su variedad es infinita”, afirma Cabezón, quien también confiesa que “me ha tocado comer muy bien haciendo el programa. Lo que más me ha sorprendido fueron unos raviolis de espinaca. Estuve a punto de llorar de lo rico que estaban”.

Gracias al desaparecido programa de cocina que conducía Diana Bolocco, Olivera y Cabezón se hicieron muy amigos, y en Rápido y sabrosos cada uno podrá desplegar su propia manera de ver la cocina. “El programa será una constante contraposición de ideas entre ambos, porque somos muy distintos. Tomás es un chef internacional. Y yo vengo de una escuela más freestyle. Soy ingeniero de profesión, en la cocina soy un autodidacta”, explica Cabezón.

Seguir leyendo