Tras las cámaras del programa de culto de las tardes

Yazmín Vásquez, Claudia Conserva y María Paz Jorquiera.

Milf, de UCV, cumple este martes un año al aire, consolidándose como un singular y popular espacio femenino a cargo de Claudia Conserva, Yazmín Vásquez y María Paz Jorquiera. En el backstage, se ríen y se burlan de ellas mismas, además de hablar de hijos, maridos y mascotas.


Cuando Claudia Conserva, Yazmín Vásquez y María Paz Jorquiera se juntan en el estudio de la productora Goa Films, de lunes a viernes pasado el mediodía para grabar Milf, las bromas entre ellas no tienen tregua, ni siquiera cuando las cámaras se encienden. Los chistes van y vienen, se ríen todo el tiempo de ellas mismas, destacando en plan irónico los defectos de cada una. Jorquiera, conocida por todos como Maly, se burla de lo flaca que es y de su escaso trasero, mientras que Vásquez se ríe de su estatus en el trío: asegura ser “la negra” y “la fea” del grupo. Conserva, en tanto, intenta poner un poco de orden, pero de todas formas se le escapan carcajadas cuando escucha a sus compañeras de trabajo desde hace un año.

Esa es más o menos la dinámica diaria que mantienen desde abril de 2017, cuando empezaron con este programa que va por UCV de lunes a viernes a las 19.30 horas y que ha adquirido cierto culto entre la audiencia: casi a diario se transforma en trending topic y ha abierto la pantalla chica hacia una mirada femenina más desprejuiciada.

“Hay mucha confianza entre nosotras. Nos reímos harto, lo pasamos bien. Nos mostramos tal cual somos, nuestro único objetivo como programa solo era ser entretenido, y ese objetivo está cumplido”, explica Conserva, en la semana de aniversario de Milf.

Cada vez que se van a comerciales, aprovechan de comer, sobre todo si es algún auspiciador que aparece por el set. También hablan de sus parejas, hijos y perros, y por eso que Aslan, el perro pug de Conserva, ha tomado un alto protagonismo y hasta le crearon una cuenta de Instagram. Cuando habla de su mascota, y de paso promociona sus redes sociales, la animadora confiesa que su marido, Juan Carlos “Pollo” Valdivia, no tiene mucha afinidad con él, aunque de a poco lo ha aceptado. Entre perros y pollos al parecer no hay demasiada química.

Y Maly, minuto que tiene entre comerciales, lo utiliza para hablar de su “porotito”, su hijo Lucas que nació en octubre. “Milf ha marcado mucho mi vida. Viví todo mi embarazo en el programa, y me acuerdo que al principio tuve miedo de contarles que estaba embarazada, hasta que me atreví, y ahora para todos soy Mamaly”, relata Jorquiera.

Todo eso, mientras Francesca “Venna” Conserva, hermana de Claudia, las observa y trata de poner un poco de orden en el estudio, porque esa es, en parte, su misión como productora y coordinadora de piso. A Venna no le gusta mucho aparecer en pantalla, pero no hay capítulo en que no salga mencionada en alguna de las anécdotas de Jorquiera, Vásquez y Conserva. Sin embargo, muchas veces se ha dejado seducir por las ideas de las tres animadoras, y otras tantas, ha participado con ellas y hasta se ha disfrazado. Después de todo, las cosas quedan en familia: la productora encargada del espacio es propiedad del mismo “Pollo” Valdivia, quien ha armado parte de su actual potencial televisivo en base a estos programas.

La química entre Conserva, Vásquez y Jorquiera ha existido desde un principio. Lo que no fue igual en el comienzo del programa, fue su pauta, y así lo recuerda Vásquez: “Cambió en 180 grados.

No estábamos tan enfocadas en lo que terminó siendo. Me acuerdo que hicimos manualidades, era algo muy distinto. No sabíamos que haríamos test, por ejemplo, que los hacemos todos los días. Me acuerdo que salí llorando. Solo pensaba, ‘qué malo el programa’. Pero ahora que lo pienso, fallamos en el contenido, pero no en la onda”.

No tienen grandes aspiraciones para comenzar su segundo año, porque saben que tienen un público fiel. Prueba de ello es el Copihue de Oro que ganaron en noviembre, con solo siete meses de vida. “UCV nos da la libertad que necesitamos, y por eso hemos generado un fanatismo. Seguiremos como hemos sido, espontáneas, porque eso nos diferencia de otros programas”, dice Conserva.

Seguir leyendo