*

finde
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 24/04/2015
Estás leyendo:Lo que no hay que perderse del primer Santiago PopFest

Lo que no hay que perderse del primer Santiago PopFest

Lo que no hay que perderse del primer Santiago PopFest

En 1991, en Olympia, EE.UU., el creador del mítico sello indie K Records, Calvin Johnson, organizó la Convención Internacional del Pop Underground. Era un modesto festival que, en plena era grunge, promovía el pop, la independencia y la ética del Do it yourself. Un espíritu parecido es el que rescata Santiago PopFest, la versión local de un evento que ya se ha hecho en ciudades como Nueva York y Berlín y que hoy debuta en Chile.

Montado sin marcas auspiciadoras ni ánimo de lucro, el festival es una inmejorable oportunidad para ver en vivo a algunos de los mejores exponentes del pop independiente en español. Puede que algunos suenen más guitarreros y otros más electrónicos, pero lo que hacen todos es, al fin y al cabo, pop melodioso y adictivo.

Son dos días, hoy y mañana, en el Centro El Cerro, en el barrio Bellavista, donde desde las 8 PM estarán tocando bandas chilenas y extranjeras. Imperdibles de esta noche son los nacionales La Vuelta al mundo (9.15 PM), Planeta No (11 PM) y los renacidos Les Ondes Martenot (1 AM), pioneros del indie pop local.

Mañana, no se pierda a los nóveles My light shines for you (8 PM) ni tampoco el pop meláncolico de Fakuta (11.30 PM). Lo mejor llegará a las 12.30 AM, hora en que saldrá al escenario Hidrogenesse, dúo de culto en su país, España, y que tocará por primera vez en Chile. Su electro pop debiera ser la cumbre del festival.

Vale la pena quedarse hasta después de los conciertos, porque se montarán fiestas animadas por varios Djs, entre ellos los integrantes del dúo Dënver.

En el festival encontrará también puestos de comidas, stands de venta de discos y fanzines, y un buzón donde podrá dejar una mixtape (compilado de canciones), en el formato que desee -CD, casete, USB- y llevarse otra al azar. ¿La idea de eso? Compartir con otros la pasión por el pop.

Papel digital