Tercera PM

Presenta:

La declaración de Ana Lya sobre los estudios para Caval

Autor: Ivonne Toro

A fines de 2016, la jefa de gabinete de la Presidenta Bachelet debió declarar ante el Ministerio Público por los trabajos que realizó para Caval, por un monto de $19 millones, y que esta empresa vendió a su vez a Gonzalo Vial Concha. La abogada recién instalaba su estudio cuando fue contactada por Compagnon.



El 27 de diciembre de 2016 fue citada la entonces jefa de gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet, la abogado Ana Lya del Carmen Uriarte Rodríguez, para declarar sobre los trabajos que había efectuado, a través de un estudio jurídico, para la empresa Caval. Trabajos que fueron vendidos posteriormente al empresario Gonzalo Vial Concha, con quien Uriarte Rodríguez almorzó en una ocasión. Vial Concha se querelló por estafa contra la empresa de la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, y de Mauricio Valero.

Frente a los fiscales Emiliano Arias Madariaga, Sergio Moya Domke y del Mayor de Carabineros, Mauro Pino Molina, en un testimonio que La Tercera PM reproduce de forma textual, así habló Ana Lya:

“Soy abogado desde el 02 de mayo del año 1988. Me he desempeñado los últimos 20 años en el rubro sanitario ambiental, en el ámbito público, privado y académico. Desde el año 2000 al 2003 me desempeñé como abogado en el Servicio de Salud del Ambiente de la Región Metropolitana, Ex SESMA; desde el 2003 a marzo del 2006 me desempeñé como abogado de la unidad de medioambiente del Consejo de Defensa del Estado; en marzo del 2006 a marzo del 2007 fui Directora Ejecutiva de la Comisión Nacional del Medioambiente CONAMA; entre el 2007 y marzo del 2010 fui Ministra Presidente de la Comisión nacional del Medioambiente; entre abril del 2010 hasta julio del 2014 me desempeñé como investigadora y docente en el Centro de Derecho Ambiental de la Facultad de derecho de la Universidad de Chile y entre agosto del 2010 a enero del 2011 presté asesoría ambiental al estudio jurídico Rivadeneira, Colombara y Zegers; y a fines de noviembre del año 2011 hasta el primer trimestre del 2014 ejercí liberalmente la profesión de abogado en el estudio jurídico que fundé junto a tres abogadas de la Universidad de Chile, cuyo nombre fue Sustentabogadas Ltda., socias Valentina Durán, Teresa Rey y Magdalena de Atria. De ese estudio dejé de formar parte en diciembre del 2014 fecha en que, con la respectiva escritura pública, la inscripción en el Conservador de Bienes Raíces y el aviso respectivo al SII, y así deje de formar parte del estudio jurídico. Desde julio del 2014 a la fecha me desempeño exclusivamente en mi cargo de Directora del Gabinete Presidencial.

Yo estudié el pregrado en la Universidad de Chile, y mi perfeccionamiento comenzó en el Servicio de Salud del Ambiente de la Región Metropolitana y comencé tareas académicas en el área y de esa forma hice mi especialización en el área ambiental donde me ha correspondido incluso llevar adelante la reforma a la institucionalidad ambiental cuando fui Ministra del Medioambiente impulsando la dictación de la Ley 20.41, publicada el 26 de enero del 2010, que creó el Ministerio de Medioambiente, el servicio de Evaluación Ambiental, la Superintendencia de Medioambiente y el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad.

Adicionalmente debo señalar que en el año 2011 inicié mis estudios de doctorado en derecho en la Facultad de derecho de Buenos Aires (UBA) y he concluido con la malla de clases habilitantes para luego continuar estos estudios de doctorado.

Cuando comenzó a operar la oficina de abogados Sustentabogados en calle Pedro de Valdivia N°555, se realizaron diversas publicaciones sobre nuestro estudio, como el que acompaño en este acto que corresponde a una publicación del diario electrónico El Mostrador. Esta y otras publicaciones hicieron saber la existencia de nuestro estudio y a qué nos dedicamos. Natalia Compagnon, quien el año 2012 tomó contacto con nuestro estudio y nos informa que ella y su socio Mauricio Valero, habían tomado conocimiento por dichas publicaciones de nuestro estudio jurídico, y nos dijo tenían una sociedad que se estaba dedicaba a diversos negocios y que necesitaban asesoría en el área ambiental. Ese fue el primer contacto que tuvimos con ellos. Nos reunimos en nuestras oficinas con Natalia Compagnon y Mauricio Valero, y plantearon que estaban recién constituidas como sociedad Caval, cuyo giro constituía “Gestión de Negocios”, así de amplio lo explicaron.

Dijeron que en este ámbito de gestión, ellos carecían de competencias y expertise, en materia ambientales y advertían que muchas actividades económicas tenían exigencias en el ámbito ambiental y que para esos efectos requerían de nuestras asesorías, tanto para conocer cuál era el sistema institucional chileno como las tramitaciones respecto de distintas actividades, las normativas sectoriales y en general los tiempos de tramitación que requerían los distintos proyecto en materia ambiental. Fue una conversación en términos generales, aproximadamente en mayo 2012, no hablaron de clientes ni de proyectos en particular, sino que sólo el ánimo de desempeñarse en ese rubro. Ellos se presentaban en una relación muy cordial entre ellos, mucho compañerismo y ambos actuaban coordinadamente en esto, y mostraban acuerdo entre ello. A Mauricio Valero no lo conocía y a Natalia la había visto alguna actividad, pero nunca habíamos conversado, sí tenía claro sus vínculos familiares.
Sebastián Dávalos, nunca fue nombrado como parte de la empresa, en alguna actividad o gestión.
Nosotros les contestamos que como estudio jurídico nos habíamos constituido para prestar asesorías de carácter ambiental, porque entendíamos que era un área especializada y que requería acompañamiento a quienes realizaran negocios vinculadas a normativas medioambientales. Les planteamos que una asesoría requería distintas formas de trabajo, reuniones de trabajo con horas que se facturan, y también honorarios por actividades específicas.
Ellos manifestaron el interés de trabajar con nosotros y nosotros planteamos que estábamos de acuerdo en ello, por lo que se generó un acuerdo comercial de trabajo.

En junio del año 2012 se nos planteó un requerimiento concreto, ya que Mauricio Valero me comunica que tienen la posibilidad de hacer un negocio en el campo energético, y se generaron reuniones en nuestras oficinas para analizar el desarrollo del área energética en Chile y cuáles eran las tramitaciones de carácter ambiental que conllevaba la iniciativa de un proyecto energético.

Ellos querían conocer las distintos tipos de centrarles energéticas eléctricas, plantearon que la posibilidad que ellos tenían eran un planta termoeléctrica, lo que requería a su vez un puerto asociado y se conversó acerca de lo que todo ello implicaba. En un primer momento hablábamos en abstracto en un proyecto energético, señalaban que era termoeléctrico al cual Caval podía acceder y no plantearon un cliente para el cual se estuviera trabajando ese proyecto, para mayor claridad nunca nombraron a Gonzalo Vial, sólo hablaron de un proyecto para ser gestionado por Caval propiamente tal. Participamos Valero, Natalia, yo y Durán.

Además participó un experto en materias energéticas, a quien le pagamos sus honorarios por participar en la reunión y darnos su visión, cuyo nombre es Cristian Hermansen, quien es ingeniero y es presidente del Colegio de Ingenieros. De ello consta la factura 000004 del 31 de julio del año 2012 por $615.874.- Fue la única reunión en la que él estuvo y nos acompañó por unas dos horas y media a tres aproximadamente.

Realizada esta etapa de orientación respecto de las implicancias de entrar en ese campo energético, Mauricio Valero me planteó que se referían a la Termoeléctrica Los Guindos de la VIII Región. Yo entré al sistema de impacto de evaluación ambiental y me informe en detalle del proyecto y sus detalles. De hecho me dijo que tenían la posibilidad de que les traspaso de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA). En esa reunión estuvo Valero y yo.

La importancia del puerto era la necesidad de recibir el carbón para la termoeléctrica, el que necesariamente debía estar cerca de la central, para que sea viable económicamente el proyecto, a un máximo de diez kilómetros.
Una vez precisado el proyecto me encomiendan revisar el proyecto central termoeléctrica los Guindos, es decir que se analizaran toda su tramitación, la aprobación y las condiciones impuestas por la autoridad ambiental proyecto. Adicionalmente se nos solicitó saber si era posible el traspaso de la RCA, sus requisitos legales para que fuera viable y vinculante, y qué obligaciones establecía tanto para el vendedor como para el adquirente. Esa central era de 130 megawats aproximadamente, y nos consultaron por la posibilidad de duplicar esa capacidad.

Yo siempre entendí que era un proyecto que Caval tenía en su cartera para eventualmente ofrecerlo a un inversionista lo cual es absolutamente habitual en el ámbito comercial.

Se hizo todos los análisis, los documentos los obtuve sistema de evaluación ambiental electrónico, la página web de libre acceso público, a la cual uno entra (SEA) en el cual hay un banner para entrar a proyectos por región y uno revisa los proyectos y puede bajar toda la información vinculada a un proyecto. Eso fue lo que precisamente hicimos, bajé la resolución, los oficios de los servicios con competencia ambiental, y con esos antecedentes más instructivos de la propia Conama nos pronunciamos sobre la viabilidad del traspaso, el cual era posible hacerlo y se concluyó que este proyecto había sido evaluado por vía declaración de impacto ambiental y se le señaló a Caval que si su intención era aumentar los megawats del proyecto el proyecto iba ser evaluado vía impacto de estudio ambiental en el futuro, puesto que ya en la primera evaluación hubo un servicio público que ya había planteado la eventual procedencia de un estudio de impacto ambiental, el Servicio Agrícola y Ganadero. Esta termoeléctrica no estaba en operaciones, sino solo era un proyecto.

Además, les señalamos que cualquier modificación, incluso la ejecución del proyecto tenía que adecuarse a la norma de Termoeléctricas, recientemente dictada, que establecía nuevos parámetros para el dióxido de azufre, el óxido de nitrógeno y que incluso establecía monitoreo de mercurio.

Acordamos un precio cerrado por $19.615.864 a la sociedad Sustenabogados, y no a mí como persona natural. Después de ese pago termino la relación con ellos. Nosotros informamos y entregamos un informe sobre la Termoelectrica Los Guindos„ consistente en el pronunciamiento sobre la viabilidad del traspaso de la RCA, las exigencias que implicaría un aumento de capacidad de generación de energía respecto de esa central y la necesidad de adecuar el proyecto a la recientemente dictada, en esa época, norma de termoeléctricas, más los documentos que sirvieron de base para el pronunciamiento al que me acabo de referir y el formato de escritura para el traspaso de la RCA y las condiciones de pago de ese traspaso, más todos los documentos bajado de la página consistente exclusivamente en la Resolución de Calificación Ambiental.

Además debo precisar que nos tomó aproximadamente un mínimo de cuarenta horas de trabajo todas las reuniones y análisis relacionados a este tema.

Nunca mencionaron el nombre de ningún cliente tras el proyecto de la termoeléctrica, siempre hablaron que era para ellos, y ofrecerlo a terceros.

Respecto de Gonzalo Vial sólo puedo decir que en una oportunidad Natalia Compagnon me invitó almorzar en el Barandarián de Manuel Montt, y hasta ese lugar llegó él para almorzar con nosotras, yo no sabía que él iba. Entre ellos se notaba una relación cordial y de amistad.

Recuerdo que Vial hablaba de caballos y esos temas, de los cuales yo no me manejo. Esto fue en mayo del año 2012.
Con posterioridad al 31 de julio del año 2012 no he tenido trato comercial ni realizado trabajos de ninguna especie para la sociedad Caval Ltda. Y no mantengo contacto con sus socios.

En este acto acompaño los siguientes documentos: Publicación del diario El Mostrador referido a la constitución de nuestro estudio. Facturas número números 000003 y 000004 emitidas a Caval Ltda. por los trabajos prestados. Mis informes anuales de boletas de honorarios de los años 2012 y 2013 donde consta que jamás emití boletas personales a Caval. El proyecto ‘Turbina de Respaldo Los Guindos” entregado a Caval. Documentos que dan cuenta de mi retiro de la sociedad”

Seguir leyendo