Tercera PM

Presenta:

María José O'Shea

María José O'Shea

Editora de La Tercera PM y conductora de Nada Personal en Radio Duna.

La Tercera PM

Preso del mal chiste

No es chistoso ni pequeño que quienes gobiernan e impulsan leyes para terminar con el machismo, y a la vez, anhelen calidad en la educación, no solo se den la licencia de dar rienda suelta a su humor inadecuado, sino que, peor aún, tengan éste tipo de ideas en su cajón mental de los recursos para llamar la atención.


Ese momento preciso en que todo se arruina. Se va a las pailas.

Ayer, prisionero de ese humor anticuado, ochentero, fácil y fome, el presidente Piñera le tiró la siguiente talla a Tomás González, cuando estaba frente a todos los deportistas olímpicos. invitados a La Moneda para felicitarlos.

¿Cuántas medallas tiene en el cuerpo?

-Muchas.

¿Qué tiene más? ¿Medallas o pololas?

-Medallas.

¿Y que preferiría tener más?

No habían pasado ni 24 horas desde que el mismo gobierno había lanzado esa mañana la campaña Todos al Aula, enfocada en la calidad de educación. Una comisión que más allá de que esté o no Mariana Aylwin, pertenece a ese tipo de anuncios esperanzadores.

Alguien podría considerar que vincular estos hechos es una exageración; una manifestación de lo graves que estamos las mujeres. Lamentablemente, no es así. Porque hace poco tiempo, en la campaña, Piñera contó el chiste ese sobre que las mujeres se hacen las muertas y los hombres nos “hacemos” los vivos. Porque hace apenas dos semanas, le dijo a la presidenta de la Cámara de Diputados que tan linda que se ve y tan dura que es.

Cambiar la forma en que una sociedad completa ve a las mujeres, las valoriza y las respeta, es antes que nada, un asunto de educación. Por eso no es chistoso ni pequeño que quienes gobiernan e impulsan leyes para terminar con el machismo, y a la vez, anhelen calidad en la educación, no solo se den la licencia de dar rienda suelta a su humor inadecuado, sino que, peor aún, tengan éste tipo de ideas en su cajón mental de los recursos para llamar la atención. ¿Machismo o simple desubicación? Hace rato ya que no están los tiempos para ninguna de las dos cosas.

Seguir leyendo