Tercera PM

Presenta:

¿Se cierra el Caso Barros? Esta tarde el obispo de Osorno hablaría con el Papa

El obispo Juan Barros tiene 61 años. Foto: Getty Images.

La última reunión de los prelados chilenos con el Pontífice culminaba hoy, antes de las 7 de la tarde romana, hora en que habitualmente es la cena de Francisco. Una vez terminado el encuentro, cerca de la mitad de los obispos regresarían a Chile.


“Nos hemos sentido muy bien, porque el Papa es muy acogedor. De mucha sencillez, se ha sentado como uno más entre todos nosotros, preocupado incluso sobre cómo lo hemos hecho para solventar los gastos de nuestro viaje, porque algunos obispos tienen situaciones difíciles”, comentó el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González.

El prelado es uno de los voceros designados por la Conferencia Episcopal de Chile para el encuentro con el Pontífice, y hoy entregó sus impresiones al regresar de la primera de las dos reuniones que cerrarán la convocatoria a Roma.

En general, y a diferencia de la seriedad del lunes y martes, hoy se veían caras sonrientes entre los prelados. Mucho más relajo.

La última reunión culminaba hoy, antes de las 7 de la tarde, hora en que habitualmente es la cena del Papa en Santa Marta. Una vez terminado el encuentro, cerca de la mitad de los obispos regresarían a Chile, en horas de la noche romana.

Fuentes vaticanas sostienen que hoy podría entregarse un documento con las conclusiones de la cita, pero los obispos chilenos hablarían mañana, probablemente en una conferencia de prensa. Toda la cita ha estado marcada por un fuerte hermetismo de parte del Vaticano, que excepto por el comunicado entregado al fin de la primera jornada, no ha informado oficialmente nada sobre el avance de la cita.

Según Juan Ignacio González, la dinámica ha sido la de un retiro y todos los obispos han ido expresando sus opiniones y las reflexiones que les ha generado el texto de nueve páginas que les entregó Francisco.

Los obisos saliendo de la cita.

 

“Todos han ido conversando con el Papa, todos han tomado la palabra, el obispo de Linares, el obispo Barros va a hablar en la tarde”, agregó el titular de San Bernardo, quien dijo además que el Papa les había dicho que “estos problemas no son como el problema de Jonás, tiremos hacia abajo a Jonás que se lo coma la ballena y sigamos navegando”.

El obispo de San Bernardo insistió que las discusiones han tenido un sentido teológico. Sin embargo, al ser consultado por eventuales cambios y salida de obispos, agregó que “es posible que él tenga que tomar resoluciones en ese ámbito, pero no es el momento de conversarlo ahí”.

En relación al obispo Barros, aseguró que estuvo con él y “está muy bien de ánimo.

Cerca de dos horas y media antes, cuando los obispos salieron a su primera reunión del día -que se extendió por una hora y media- el obispo Fernando Ramos precisó que lo más probable es que “habrá conclusiones mañana” y que hoy en la noche empiezan a regresar algunos prelados.

Muchos expertos y vaticanistas han comenzado a elucubrar sobre los eventuales cambios que derivarán de este encuentro y la incierta velocidad del Vaticano para implementarlos.

Hoy, por ejemplo, en una columna del medio El País, Juan Bedoya, sostiene, como reflexión general, que “pese a las denuncias y las pruebas, los papas han ignorado los casos de pederastia en el seno de la Iglesia hasta que han amenazado su pontificado”.

Y luego agregó: “La llamada a capítulo de los obispos chilenos tiene la atención mundial. ‘Estamos en una emergencia espiritual’, ha dicho su portavoz. Siguen viendo la pederastia como un pecado. Es un delito. Se dice que van a recibir una reprimenda de Francisco, pero es la credibilidad y el prestigio del Papa los que están comprometidos”.

Seguir leyendo