El hombre que con seis mil pesos formó un imperio culinario