Así funcionaba la máquina que daba voz a Stephen Hawking