¿De quién es la culpa? Las razones del oscurantismo del fútbol chileno en las Copas