El festival de nuestros sueños, por Natalia Valdebenito