Kramer: “Cada vez que gano un público, pierdo otro”