La Seremi de Cultura que confundió su niñez con la de Carrie Fisher