Stefan Kramer: “Si bien el Festival es muy importante, uno aprende que no es de vida o muerte”