Aumenta la tensión entre turcos y kurdos al norte de Siria

La toma de la Colina Bursaya, lugar estratégico en el conflicto, se encontraba bajo posesión turca cuando la milicia kurda intentó recuperarla.


Este lunes se intensificó el conflicto entre kurdos y turcos en Colina Bursaya, lugar estratégico ubicado al noroeste de Siria y que se encontraba bajo posesión turca mientras la milicia kurda intentaba recuperarla.

Por “motivos de seguridad”, Turquía canceló una conferencia de prensa que había organizado en Colina Bursaya, la que separa el enclave kurdo de Afrin con el poblado de Azaz, que se encuentra bajo el mando turco.

La ofensiva turca ha opacado una conferencia de paz organizada por Rusia entre el oficialismo sirio y la oposición, que comenzaría este lunes.

La incursión turca comenzó el 20 de enero producto de advertencias turcas que aludían a “limpiar la zona de los terroristas y crear una franja de seguridad”. Turquía considera a la milicia kurda local que controla Afrin, llamada YPG, una filial de la insurgencia kurda que opera dentro de sus fronteras.

El Ministerio del Interior de Turquí­a informó que 311 personas han sido detenidas por “emitir propaganda a favor de los terroristas” vía mensajes en redes sociales criticando la ofensiva en Afrin y apoyando a los kurdos.

Por otra parte, la toma de la Colina Bursaya es, hasta el momento, el logro más notable de la ofensiva turca. En paralelo, el operativo ha dejado más de 50 civiles muertos en Afrin.

En tanto, el presidente de Turquía y su equipo militar habían anunciado la toma de la colina el domingo en la noche tras varios días de combates.

Seguir leyendo