El escándalo de abusos sexuales en Oxfam pone en la mira a las ONG

Publicidad de Oxfam en Puerto Príncipe después del terremoto de 2010 en Haití. Foto: Reuters

Durante 2017, Médicos Sin Fronteras (MSF) recibió 146 denuncias, de las cuales 24 corresponden a abuso sexual. Oxfam presentó su plan de acción para prevenir abusos como los ocurridos en Haití.

El caso de Oxfam en Reino Unido ha puesto el foco de atención en todas las ONG. Presionadas por la opinión pública y la prensa, otras organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF) hicieron un ejercicio de transparencia y publicaron esta semana los datos sobre casos de agresión o abuso sexual de la entidad.

En 2017 MSF recibió 146 denuncias, de las cuales 24 corresponden a casos de abuso sexual. En consecuencia, la ONG despidió a 19 funcionarios sindicados como agresores.

Desde Médicos Sin Fronteras remarcan que el tipo de acoso detectado en su entidad no tiene “nada que ver” con los escándalos de Oxfam en Haití. De los 24 casos detectados, 22 fueron entre trabajadores y dos con víctimas locales atendidas por la entidad. En estos dos últimos casos, se trató de agresiones verbales o conductas ofensivas.

Otra ONG que decidió hablar fue Save The Children, que detectó 31 casos, 10 de los cuales fueron remitidos a las autoridades policiales y judiciales, ya que las acusaciones fueron tipificadas como delito. El director de programas internacionales de Save The Children, David del Campo, explicó a Reuters que en ninguno de los casos detectados hubo violación ni abuso sexual a un menor, sino que las denuncias se dieron entre trabajadores de la misma organización. “Los protocolos de Save The Children son muy estrictos: ningún adulto puede quedarse nunca solo con un menor, siempre tiene que haber otro adulto como mínimo en la sala o vehículo”, explica Del Campo.

Tanto Save The Children como MSF disponen de un buzón especial para que sus empleados denuncien si han sufrido abuso o han sido testigos. Al respecto, un portavoz de Médicos Sin Fronteras España explicó a Reuters que “muchos incidentes no se informan” y reconoció que deben “mejorar” sus mecanismos y planes de acción”.

Punto de inflexión

A raíz del escándalo de Oxfam, Reuters solicitó a 10 ONG cifras sobre casos de abuso sexual y qué tipo de medidas se aplicaron en consecuencia. Entre ellas, la organización Norweigan Refugee Council (NRC) detectó 13 casos de agresiones sexuales entre sus trabajadores el año pasado, pero no especificó cuantas personas había despedido por ello. La ONG cristiana Mercy Corps detectó 11 casos de “conducta inadecuada” y despidió cinco personas. La acción de Reuters también revela “incidentes que implicaban explotación o abuso sexual con un menor” en la organización internacional World Vision.

Con todo, el portavoz del comité Internacional de la Cruz Roja, Sam Smith, dijo que “las recientes revelaciones de explotación sexual en la industria de la ayuda humanitaria representan un momento decisivo para el sector”. Sin embargo, no presentó los datos de Cruz Roja alegando a que los están “recopilando” para construir una “base de datos fiable”.

Oxfam anunció el viernes su nuevo plan de acción. A partir de ahora, la organización creará una comisión “independiente” que analizará la cultura y las prácticas de todas las sedes de la ONG. Esta organización “trabajará a distancia” y tendrá acceso a los registros de los empleados. También, triplicará la financiación de los programas de protección, que superará así el millón de dólares, y duplicará el personal que se dedica a ellos.

Al igual que las ONG’s, las fuerzas de paz de la ONU, los cascos azules, también han sido denunciados por abusos en países como República Democrática del Congo, República Centroafricana, Sudáfrica, Marruecos y Haití.

Seguir leyendo