El escándalo de Oxfam destapa nuevos casos de abusos sexuales

Foto: Reuters.

The Times reveló que un equipo de la ONG británica pagó por prostitutas en su misión humanitaria en Haití. Una ex directora confesó que existe una “cultura de abuso sexual en algunas oficinas”.

Todo partió la semana pasada, cuando el diario británico The Times divulgó un reportaje en el que destapaba que algunos de los funcionarios de la ONG Oxfam contrataron prostitutas haitianas, mientras se encontraban en ese país en 2011 a cargo de la misión humanitaria y trabajos de recuperación por el terremoto de 2010.

Así, la publicación indicaba que grupos de jóvenes prostitutas, posiblemente menores de edad, fueron invitadas a casas y hospedajes pagados por la organización para fiestas sexuales. La organización señaló que había hecho una investigación interna del caso, que terminó con el despido de cuatro personas y la renuncia de tres funcionarios. El director de la ONG en Haití en ese entonces, Roland van Hauwermeiren, admitió haber mantenido encuentros sexuales con mujeres en una “villa” arrendada para él por Oxfam. Sin embargo, abandonó el cargo sin ninguna acción disciplinaria.

Pero el escándalo sexual en el que se vio envuelta la organización británica no quedó ahí. El fin de semana los medios británicos revelaron que algo similar había ocurrido en Chad, en 2006. “Invitaban a las mujeres a fiestas. Sabíamos que no eran solo amigas, sino algo más”, señaló a los medios un antiguo funcionario en ese país africano. La misión humanitaria de Oxfam en Chad también fue liderada por Roland van Hauwermeiren.

Las consecuencias

La Comisión Caritativa, organismo que controla las organizaciones humanitarias en Reino Unido, pidió a Oxfam que le entregara “urgentemente” información adicional del caso y aseguró que la ONG no informó, en aquel entonces, los posibles abusos u ofensas sexuales cometidos por sus equipos. “Nuestra reacción habría sido diferente si todos estos detalles mencionados por la prensa nos hubieran sido comunicados en ese momento”, señaló la Comisión, que anunció que abrirá una investigación.

Además, la secretaria de Estado de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt, amenazó a Oxfam en una reunión el lunes, con dejar de entregarle financiamiento si esta no le proporcionaba toda la información relacionada con el caso. Entre 2016 y 2017, la ONG recibió US$ 43,8 millones en subvenciones del gobierno británico. Mordaunt sostuvo que los dirigentes de Oxfam ofrecieron una “completa e incondicional disculpa” y que hablaron de un “profundo sentimiento de vergüenza”.

El lunes renunció a la organización la subdirectora general de Oxfam, Penny Lawrence, quien expresó que asumía la “plena responsabilidad” por no haber actuado de inmediato en el escándalo de Haití. Lawrence era directora del programa de Oxfam en ese momento, por lo que aseguró estar “avergonzada” de que aquello sucediera bajo su mando.

El escándalo crece

Pero tras las primeras revelaciones han surgido nuevos casos. Y es que la ex directora de prevención interna de Oxfam entre 2012 y 2015, Helen Evans, aseguró al canal de televisión Channel 4 que en varias ocasiones advirtió a altos cargos de la ONG acerca de la existencia de una “cultura de abuso sexual en algunas oficinas” de la organización. Evans mencionó violaciones o intentos de violación en Sudán del Sur, y que en 2015 recibió tres de estas denuncias en un día, en contra de empleados de la ONG. Además, la actual concejala del Partido Laborista señaló que voluntarios de 14 años de las oficinas de Reino Unido también denunciaron abusos. Un sondeo interno en tres países distintos, entre 2013 y 2014, arrojó que cerca del 10% del personal había sido agredido sexualmente y otros fueron testigos o sufrieron de violaciones o intento de violación por parte de colegas.

Ante esto, el presidente ejecutivo de Oxfam, Mark Goldring, dijo: “Me disculpo por no haber actuado rápido”.

Seguir leyendo