FARC suspende temporalmente su primera campaña electoral tras ataques

Un manifestante lanza piedras durante un acto político de Rodrigo Londoño, el candidato presidencial de la FARC, el miércoles.

El líder del partido, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, sufrió agresiones durante los últimos días. Los ex combatientes se preparan para medirse por primera vez en las urnas, tras los acuerdos de paz.


El partido que surgió de la ex guerrilla más antigua del continente suspendió de forma temporal ayer la primera campaña electoral de su historia.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), la agrupación política nacida de los acuerdos de paz entre la ahora ex guerrilla y el gobierno de Juan Manuel Santos, decidió tomar esa medida hasta que “se garantice” la seguridad de sus candidatos.

El número uno del partido, quien también lideró el grupo armado, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, fue atacado durante los últimos días en actos de campaña en tres departamentos colombianos: Quindío, Caquetá y Valle del Cauca. Al ex combatiente de 59 años le lanzaron huevos, tomates e insultos y fue obligado a abandonar los lugares, protegido por la policía y su escolta.

“Vamos a suspender por un momento nuestra campaña”, dijo ayer “Timochenko” en una entrevista con W Radio, donde agregó: “cualquiera tiene derecho a expresarse. El problema es cuando una persona se queda sin argumentos y acude a la agresión”.

El ahora partido político de las FARC suspende su campaña justo en momentos en que el país enfrenta un año donde la ex guerrilla tendrá su primer gran test en las urnas, como parte de los acuerdos de paz. En 2018 hay dos citas electorales clave: el 11 de marzo se realizarán las elecciones legislativas y el 27 de mayo, las presidenciales.

“Timochenko”, uno de los aspirantes a la Casa de Nariño, ha sido el blanco de los ataques en público, en una muestra de los desafíos que su conglomerado político tendrá que enfrentar tras el fin de un conflicto armado que perduró por medio siglo.

En un comunicado, la FARC aseguró que las agresiones dejaron a dos menores “heridos y contusos”, así como “daños materiales a vehículos y una sede sindical”, lo que daba cuenta de la “existencia de un plan coordinado, dirigido a impedir la participación política de un partido legalmente constituido”.

El ex líder guerrillero sostuvo también que hay “sectores” que “quieren que en Colombia siga la confrontación”. El candidato por la FARC al Congreso, Jesús Santrich, acusó directamente a la derecha del ex presidente Álvaro Uribe de estar detrás de lo que calificó como una “escalada fascista organizada” para sabotear la candidatura de Londoño.

La fórmula vicepresidencial de Londoño, Imelda Daza, responsabilizó también a ese sector, que en 2016 promovió la opción “No” a los acuerdos de paz en el plebiscito para refrendar la iniciativa. “¿Quiénes son los que están detrás de esto? Pues los que no han podido aceptar que la guerra terminó”, señaló Daza a la agencia France Presse.

Para el analista político colombiano Augusto Reyes, este escenario de violencia ha sido “aprovechado” también por candidatos de Centro Democrático. “Son esos candidatos los que han propiciado de alguna manera los linchamientos públicos en las ciudades a Rodrigo Londoño. También para generar un clima de animadversión hacia la FARC y para impulsar de paso sus candidaturas al Congreso y la presidencia”, manifestó a La Tercera.

Falta de confianza

Desde la firma definitiva del acuerdo de paz, en noviembre de 2016, la ex guerrilla ha sufrido la muerte de varios de sus miembros y aliados. La situación se ha agravado especialmente en los últimos meses. Según denunció “Timochenko”, 37 ex combatientes han sido asesinados tras el comienzo del desarme.

Según explicó Reyes a este diario, la ex guerrilla teme repetir la historia de la Unión Patriótica (UP), un partido comunista surgido de las fallidas negociaciones de paz en los 80, cuyos principales líderes fueron exterminados por paramilitares.

Pero parte de los linchamientos sufridos por las FARC tienen que ver también con la gran desconfianza que aún suscitan en la gente. “La opinión pública en esto es bastante compleja, susceptible. Desde el plebiscito se desprende que hay un gran número de gente, hay un gran número de ciudadanos que no soportan que haya líderes de las FARC que hoy puedan tener la oportunidad de transitar la vía política y aspirar a cargos de elección popular, como el señor Rodrigo Londoño”, explica Reyes, quien agrega que, desde su perspectiva, “faltó y sigue faltando pedagogía para la paz”.

Para el analista, sin embargo, la FARC también ha cometido errores comunicacionales. “El primer error es que nunca debieron recoger su nombre histórico para comenzar una nueva etapa en democracia”, concluyó.

Seguir leyendo