Interrogan al ex socio chileno de PPK

El empresario chileno Gerardo Sepúlveda, en una imagen de 2016. f Foto: Richard Ulloa

El empresario Gerardo Sepúlveda debió responder en calidad de testigo en el marco del caso Odebrecht.


Las ramificaciones del caso Odebrecht, que se extienden por buena parte de América Latina, también alcanzaron a Santiago. Esto, porque el lunes fue interrogado el empresario Gerardo Sepúlveda, el ex socio chileno de Pedro Pablo Kuczynski, en el marco de la investigación por las supuestas coimas que pagó la constructora brasileña en Perú.

Sepúlveda, que llegó a las 15.00 a las dependencias de la Fiscalía de Las Condes, en Los Militares, debió responder en calidad de testigo y de forma voluntaria las preguntas del fiscal supraprovincial de Perú, Hamilton Castro, quien indaga el caso Odebrecht. En su defensa ante el Congreso peruano en diciembre pasado, en la antesala de la votación para removerlo de la Presidencia, Kuczynski mencionó en 13 oportunidades a Sepúlveda, como su socio en Westfield Capital. Así, el mandatario peruano dijo que era el empresario chileno quien se relacionaba con Odebrecht, cuando él era ministro durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Sepúlveda respondía anoche alrededor de 40 preguntas. La diligencia fue realizada gracias un tratado de cooperación internacional entre la fiscalía de Perú y la de Chile. La declaración fue dirigida en Chile por la fiscal de Las Condes, Carmen Gloria Guevara.

A la diligencia llegó también el procurador peruano Jorge Ramírez y estuvo presente la abogada peruana de Sepúlveda, Romy Chang. Además, el empresario está siendo asesorado por el estudio de abogados chileno Balmaceda, Cox y Piña (BCP) y por la agencia de comunicaciones Lex&Co.

Sepúlveda debía responder por los negocios que Westfield Capital realizó con Odebrecht. También por cuáles fueron los pagos que Odebrecht hizo a Westfield Capital y cuál fue el rol que jugó Kuczynski.

El empresario detalló las gestiones y servicios entre su empresa y Odebrecht entre 2005 y 2014 e insistió en que él firmó los contratos. Así, habría desligado a PPK de esos negocios, ya que señaló que no hubo injerencia de ningún funcionario público.

Seguir leyendo