Israel en estado de alerta tras mayor escalada en tres décadas

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Foto: AP

Las tensiones llegaron a su punto más alto con la entrada de un dron en el espacio israelí, a lo que le siguió un ataque que provocó la caída de un caza.


“Dejamos inequívocamente claro a todo el mundo que nuestras normas de acción no han cambiado nada: seguiremos atacando cada intento de golpearnos. Esta ha sido y seguirá siendo nuestra política”, advirtió el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu luego que el sábado la caída de uno de sus caza F-16 en un intercambio de fuego con Siria llevara a la peor escalada en la frontera norte en los últimos 35 años.

Así, el país se mantuvo en estado de alerta marcado por una tensa calma.

El Ejército israelí se mantuvo atento para detectar posibles movimientos del otro lado de la frontera y ambas partes transmitieron mensajes de optimismo y triunfo.

Las autoridades israelíes se mostraron satisfechas con la actuación del sábado.

“Este es el mayor y más importante ataque que la Fuerza Aérea ha llevado a cabo contra las defensas aéreas sirias desde la Operación Paz para Galilea”, en la Guerra del Líbano de 1982, declaró el segundo al mando de la Fuerza Aérea, el general de brigada Tomer Bar.

El militar detalló que su aviación atacó doce objetivos alrededor de Damasco -iraníes y sirios- y aseguró haber provocado “daños graves” a las defensas antiaéreas sirias.

Según el Observatorio de Derechos Humanos sirio, los ataques israelíes causaron seis víctimas mortales, entre ellos miembros de las fuerzas sirias y combatientes extranjeros.

Por su parte, Irán negó su participación en los hechos, luego que Israel lo acusara de que el dron que dio origen a los enfrentamientos entrando en sus territorios era iraní.

“No se lanzan F-16 para tirar un dron”, aseguró el jefe del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani, calificando de “absurdas” las acusaciones ya que según explicó, la presencia de su país en Siria es parte de un “asesoramiento”. “La República Islámica de Irán solo tiene una presencia asesora en Siria a petición del gobierno legítimo de Siria”, subrayó a su voz el portavoz de Exteriores, Bahram Qasemí.

A pesar de las provocaciones, los analistas y expertos coinciden en que a ninguna de las partes les interesa una escalada de violencia ya que podría derivar en un grave enfrentamiento abierto entre Israel y la milicia libanesa Hizbulá, lo que podría desestabilizar a toda la región.

Seguir leyendo